Advertisement

No podría decir si mis primeras lecturas fueron cómics o novelas. Tampoco ayuda mucho que el primer recuerdo sean las Joyas Literarias Juveniles, las adaptaciones literarias que publicó Bruguera en los setenta. Por Christian Osuna

El mundo onírico y enigmático del taiwanés Page Tsou muestra escenas de fantasía con influencias del manga, el arte urbano o la pintura tradicional oriental. En el Museo ABC hasta el 15 de octubre

El mar las quería desnudas. Los pechos al descubierto, una bandana en la cabeza y el taparrabos llamado fundoshi. Así trabajaban las ama, buceadoras a pulmón del Pacífico

Del amor incondicional de Andrea Salinas por el mar nació esta marca de ropa de baño sostenible. Diseños elegantes realizados con materiales eco-premium, como tejidos creados a partir de plásticos y redes reciclados procedentes del mar. Hablamos con Andrea para sumergirnos en el universo Now_Then

Pues resulta que todo termina cuando Miqui me propone que escriba su artículo y yo le digo que sí aunque ya no comprendo nuestra amistad, ni siquiera sé si su nombre real es Miqui —me pregunto quién tolera que lo llamen así—, e igual con su apellido, Valenciaga, Valenzuela… 

<
>

Tres lecheras sin cuento

A veces una sale de ver una función con sensaciones dispares: con placer pero también con el estómago presente… ¿No os ha pasado nunca? Si vais a ver Leche puede que os suceda. La compañía Yo, erótica presenta este montaje, dirigido por Camilo Vásquez, nacido de su condición de grupo de investigación teatral. Más concretamente Leche pone como eje ese líquido blanco, vital, en seis pequeñas piezas. Lo que surge en cada una de ellas es una historia diferente pero conectada a través de la leche animal, el semen y la leche materna.

Puede que el lugar donde se representa (Espacio 8, una galería de arte) les ayude, pero de por sí la obra tiene arraigada una enorme plasticidad, desde la primera pieza (el nacimiento de un animal) hasta un baño sanador de leche, pasando por el diálogo entre una pintora y su cuadro, que va gestándose en directo.

Las actrices Ángela Boix, Ángela Villar y Eva Llorach se desprenden de todo artificio para entregar al público un trozo de carne y poesía. Poco texto, una comunicación en ocasiones primitiva, conectada a ese poder que otorga “la vía lactosa” como ellas dicen. “En algunos pasajes el texto sí está más fijado, pero en otros no, hablamos de cómo nos sentimos en ese momento, de lo que hay aquí y ahora” cuenta Ángela Villar.

No existen tabúes. Una maternidad descalabrada (interpretada con una fragilidad exquisita por Ángela Boix) no está en el imaginario de un espectador común, pero por eso vamos al teatro, para que nos despierten ideas dormidas de vez en cuando.

No siempre se pueden (o se deben) catalogar las cosas, pero me atrevo a decir que esta propuesta está cerca de la belleza violenta. Violencia de exhibir ideas sin tapujos, de mostrar la herramienta del cuerpo, de incomodar con un buen fin. Es necesario que arriesguemos así, brindemos con un buen vaso de leche.

Leche, de Yo, erótica. 21 y 28 de marzo a las 21:30h. Espacio 8 (Madrid). Reservas en yo_erotica@hotmail.com, http://www.facebook.com/Yoerotica o @Yo_erotica. (Aforo limitado)

Leche, de Yo, erótica. 21 y 28 de marzo.