Advertisement

...me acerco al mar como quien va a una iglesia, algo así, porque lo que a mí me ocurre no tiene remedio y cuando se va a la iglesia, es lo que sientes, que ya no hay solución, si no, cómo te vas a meter en una iglesia a rezar si aún hay algo que puedas hacer

Cada edificio de oficinas tiene tres, cinco, siete plantas. Diez. En cada planta hay varios departamentos separados por placas. Los techos altos surcados por cables quedan ocultos por cuadrados blancos

Playas, montañas, islas, patios, jardines y plazas son los entornos que refrescarán un verano que sobrecalentará el pavimento

El calor aprieta y el teatro, por aquello de que es un arte en transformación, se adapta a las circunstancias para que el espectador pueda aprovechar el mínimo frescor que proporcione la noche

<
>

Un Hamlet nonato

Por Paloma F. Fidalgo

Ian McEwan se ha inspirado en Hamlet para su nueva novela, Cáscara de nuez, que, en el registro irónico de Solar, cuenta la historia de un feto que, desde el útero de su madre, escucha la radio, la televisión, mezcla el líquido amniótico con el alcohol que le llega por el cordón umbilical… Y se entera de los escarceos amorosos de su progenitora, recién separada de su padre, con su tío, y de cómo ambos amantes planifican el asesinato del primero. ¿Acabará todo en tragedia, en ver la cara más amarga del mundo sin ni siquiera pisarlo? Un libro breve, divertido y dignísimo incluso a pesar de no tener la complejidad narrativa de los grandes títulos de McEwan.

Cáscara de nuez · Ian McEwan (Ed. Anagrama)

La historia de un feto, según McEwan