Advertisement

...me acerco al mar como quien va a una iglesia, algo así, porque lo que a mí me ocurre no tiene remedio y cuando se va a la iglesia, es lo que sientes, que ya no hay solución, si no, cómo te vas a meter en una iglesia a rezar si aún hay algo que puedas hacer

Cada edificio de oficinas tiene tres, cinco, siete plantas. Diez. En cada planta hay varios departamentos separados por placas. Los techos altos surcados por cables quedan ocultos por cuadrados blancos

Playas, montañas, islas, patios, jardines y plazas son los entornos que refrescarán un verano que sobrecalentará el pavimento

El calor aprieta y el teatro, por aquello de que es un arte en transformación, se adapta a las circunstancias para que el espectador pueda aprovechar el mínimo frescor que proporcione la noche

<
>

Excentricidades cotidianas

Por Paloma Fidalgo

Se reeditan conjuntamente, y revisadas, dos novelas del editor, corrector y aytor Luis Magrinyà, una de las firmas más interesantes de la literatura española actual, de estilo desnudo y directo, explorando, en estos textos, las posibilidades excéntricas de lo cotidiano. La primera de ellas es Intrusos y huéspedes, y aborda, con un fantástico despliegue de retranca, el conflicto de un padre separado y un hijo adolescente en plena efervescencia hormonal y, por tanto, bastante intratable. En Habitación doble, el azar cruza las vidas de conductores, suicidas y electricistas, todos ellos marginales, provocando también desternillantes encuentros.  

Intrusos y huéspedes & Habitación doble · Luis Magrinyà (Ed. Anagrama)

Excentricidades cotidianas