Advertisement

En la era del “Big data” la ciberseguridad y la defensa de nuestra privacidad son algunos de los temas que nos preocupan cada vez más.

Blanca Portillo protagoniza esta versión teatral de la novela de Virginia Wolf.

Poco más de 160 páginas le han bastado para narrar Permafrost, una de las sensaciones literarias de los últimos meses, que ha vendido más de 10.000 ejemplares.

El próximo 25 de marzo se celebrará en Madrid la segunda edición del Festival Cine por Mujeres.

<
>
 
El placer de la intimidad
Adolf Loos en Caixaforum Madrid
 
Por Ylenia Álvarez
 
El espacio CaixaForum de Madrid acoge la obra del genial Adolf Loos (1870-1933). Se trata, después de su paso por Barcelona, de la primera exposición dedicada en España a este visionario que el tiempo ha acabado por convertir en uno de los principales referentes de la arquitectura moderna
 
En plena Belle Époque, un arquitecto austriaco se atrevió a desafiar los estándares del generalizado modernismo. Adolf Loos barrió con la imperante tendencia al exceso arquitectónico a través un trabajo basado, sobre todo, en lo funcional y el placer de la intimidad. 
 
Aunque fue arquitecto y diseñador de interiores, quizás su faceta más relevante fue la de pensador. Es a esta última a la que se debe su legado, resultado de aplicar su peculiar (y radical) modo de ver las cosas. Algo en lo que algunos encuentran descrita toda una filosofía de vida. Para comprender la importancia de Loos hay que conocer antes cómo era el tiempo en el que su obra se desarrolló.
 
Estamos en Viena, durante la primera década del siglo XX. La tendencia es el art decó, una estética que se inspira en la naturaleza y cuya principal característica es la ornamentación. Los arquitectos planifican y levantan altos edificios con ostentosas fachadas. En el interior, es la época de los detalles. No faltan rasgos en las puertas, las ventanas o los ascensores, todo es un reto a la máxima decoración. 
 
En ese momento, sin embargo, llega Loos. Su trabajo, que tardaría en calar entre sus contemporáneos, da un giro al concepto. Loos elimina todo signo superfluo e innecesario. Sus construcciones, de hecho, son absolutamente sobrias. Prefiere centrarse en el interior.
 
Cuando otros dedican todo su esfuerzo a grandiosas representaciones públicas, él lo hace igual pero con la escena privada. Así planea para sus proyectos objetos de líneas claras, pero exquisitos en su configuración, que tienen como propósito engrandecer el hábitat. El decorativismo se queda para los egos y Loos se centra en encontrar un sentido a cada pieza del mobiliario. Todo ello podemos ahora contemplarlo en Madrid. / Adolf Loss.
 
Espacios Privados · Caixaforum Madrid · Del 28 de marzo al 24 de junio 

Caixaforum. El placer de la intimidad