Advertisement

Harry Dean Stanton en Lucky
Harry Dean Stanton en Lucky

Lucky. Una película modesta, frágil y a la vez recia como su protagonista, el genuino Harry Dean Stanton.

Leopold Museum Viena Foto Peter Rigaud
Leopold Museum Viena Foto Peter Rigaud

Nos vamos de viaje a Viena para visitar el rastro de Gustav Klimt, Egon Schiele, Otto Wagner y Koloman Moser con motivo del primer centenario de su desaparición.

Con el street food instalado en nuestra agenda de ocio gastronómico, la fruta y verdura frescas, los pescados de lonja y las carnes al corte para paladares exquisitos, los mercados de abastos se convierten en la mejor opción para disfrutar de una buena comida después de haber llenado el carro de la compra

Dicen que La Boqueria es el mejor mercado del mundo. No solo por los 500 años de historia que arrastra este lugar de culto en el corazón de Las Ramblas, ni por el hecho de que si ellos no lo tienen es que no existe, ni siquiera por su papel de catalizador en el boom gastronómico que ha vivido la cocina en las dos últimas décadas...

Ya en sus tres álbumes previos, la banda Egon Soda, uno de los versos más libres del rock español, había cargado las canciones de contenido social y ambición literaria. Ahora, redoblan el voltaje en lo primero, El rojo y el negro del título no va por Stendhal

Sidecars es lo contrario a producto industrial. La evolución de Gerbass, Juancho y Ruly tiene bastante más que ver con barro, insomnio y carretera que con una estrategia trazada en hojas de excel. Por eso su público - tan auténtico como sus botas Chelsea- ha conseguido que la banda de Alameda de Osuna cuelgue 'Sold Out' hasta cuatro veces en La Riviera

<
>

 
El placer de la intimidad
Adolf Loos en Caixaforum Madrid
 
Por Ylenia Álvarez
 
El espacio CaixaForum de Madrid acoge la obra del genial Adolf Loos (1870-1933). Se trata, después de su paso por Barcelona, de la primera exposición dedicada en España a este visionario que el tiempo ha acabado por convertir en uno de los principales referentes de la arquitectura moderna
 
En plena Belle Époque, un arquitecto austriaco se atrevió a desafiar los estándares del generalizado modernismo. Adolf Loos barrió con la imperante tendencia al exceso arquitectónico a través un trabajo basado, sobre todo, en lo funcional y el placer de la intimidad. 
 
Aunque fue arquitecto y diseñador de interiores, quizás su faceta más relevante fue la de pensador. Es a esta última a la que se debe su legado, resultado de aplicar su peculiar (y radical) modo de ver las cosas. Algo en lo que algunos encuentran descrita toda una filosofía de vida. Para comprender la importancia de Loos hay que conocer antes cómo era el tiempo en el que su obra se desarrolló.
 
Estamos en Viena, durante la primera década del siglo XX. La tendencia es el art decó, una estética que se inspira en la naturaleza y cuya principal característica es la ornamentación. Los arquitectos planifican y levantan altos edificios con ostentosas fachadas. En el interior, es la época de los detalles. No faltan rasgos en las puertas, las ventanas o los ascensores, todo es un reto a la máxima decoración. 
 
En ese momento, sin embargo, llega Loos. Su trabajo, que tardaría en calar entre sus contemporáneos, da un giro al concepto. Loos elimina todo signo superfluo e innecesario. Sus construcciones, de hecho, son absolutamente sobrias. Prefiere centrarse en el interior.
 
Cuando otros dedican todo su esfuerzo a grandiosas representaciones públicas, él lo hace igual pero con la escena privada. Así planea para sus proyectos objetos de líneas claras, pero exquisitos en su configuración, que tienen como propósito engrandecer el hábitat. El decorativismo se queda para los egos y Loos se centra en encontrar un sentido a cada pieza del mobiliario. Todo ello podemos ahora contemplarlo en Madrid. / Adolf Loss.
 
Espacios Privados · Caixaforum Madrid · Del 28 de marzo al 24 de junio 

Caixaforum. El placer de la intimidad