Advertisement

Joaquín Reyes: generación chanante

La cita es en el café-restaurante El Bistró, de La Central, junto a la plaza Callao de Madrid. Cuando llega Joaquín buscamos una mesa cerca de la que haya un enchufe pues viene con el móvil “tiritando de batería”, casi agotadico. Yo continúo con mi coca-cola y él pide un agua con gas.

Ni con coca-cola ni con agua se brinda, pero en El Duende estamos de aniversario, cumplimos 15 años. Estamos de celebración, vaya.  ¿Cuál es para ti la mejor manera de celebrar las cosas?La mejor forma de celebrar las cosas es tomándote algo que te maree… haciendo lo posible por no estar solo. No estoy hablando de nada en concreto, ¿eh?... puede ser el amor, rodearte de gente… Yo lo primero que hago es llamar a mis amigos, claro, como supongo que hace todo el mundo, vaya… y poner la música fuerte…

¿Qué te parece El Duende? Me gusta mucho. Y siempre me ha llamado la atención  la “D” con los ojitos… porque me parecía muy simpática, esa “D”… que era como un duendecito también…

Nuestro primer número salió a mediados de mayo del año 1998…¡Ay, los noventa…! ¿Recuerdas qué hacías o dónde estabas por entonces? Perfectamente. Yo en mayo de 1998 estaba a punto de venirme a Madrid… -piensa- …. Sí, sí, estaba buscando piso para venirme a Madrid… agotando los meses en Albacete… Me dijo mi padre: “¿tú no te ibas a ir a Madrid?, pues venga, en octubre te vas”… y en octubre me mudé.

¿Tenías ya algún proyecto en Madrid?No, no. Pero encontré trabajo pronto, a principios del 99, en la editorial SM, donde trabajaba como diseñador. Empecé maquetando, después diseñando portadas, luego  en la sección de multimedia… digamos que veían que valía para algo pero no sabían muy bien para qué, y me iban pasando de un departamento a otro… Decían “este muchacho tiene algo, pero ¿qué?”… pero yo era muy feliz trabajando allí. Y luego ya en 2001 empecé a trabajar en la Paramount Comedy.

Desde aquel tiempo hasta hoy, ¿con qué momento personal te quedarías? Además del trabajo en la tele, me he casado y he tenido dos hijos… ¿qué más bonito que dos hijos, Ojjjjcar? Aunque suene un poco cursi, sí, eso es lo mejor que me ha pasado. Y luego todo el trabajo en la tele, que me ha hecho muy feliz, desarrollar ideas y crear, junto a mis amigos, un mundo muy loco.

Y, de manera general, ¿qué destacarías de todo cuanto ha transcurrido en este tiempo?Fíjate que terminamos los noventa con la teoría del fin de la historia, parecía que habíamos llegado a un nivel de bienestar tal (en el primer mundo, quiero decir) que ya no iba a haber conflictos, ni nada, la historia se acababa… Y resulta que ha habido dos guerras (Irán, Afganistán), estamos en una crisis como la de los ochenta… Es que han pasado muchísimas cosas…

Además de Tita Cervera, ¿quién sería para ti el personaje clave en estos últimos años? Pues en lo primero que he pensado ha sido en la muerte de Michael Jackson. La verdad es que me impactó mucho. Justo cuando estaba a punto de volver, se suponía que estaba en buena forma, ensayando para una gira mundial, después de una década de escándalos, y bueno… se quedó ahí…

¿Con qué personaje de los que te has caracterizado te quedarías?A mí me gusta mucho el trabajo del maquillaje y la caracterización y creo que en eso está la mitad de la gracia. Entonces por ejemplo, cuando me maquillé de Mona Chita me lo pasé genial, al verme ahí reflejado como si fuera un chimpancé… o Hulk Hogan, con esos brazos… pero si tuviera que elegir uno… mira, Lars von Trier estaba muy bien... era un maquillaje muy sencillo pero el personaje tenía tanto dentro que daba muchísimo juego.

Y ahora que hablas de la Mona Chita, ¿por qué te gustan tanto los monos?Porque son los animales más parecidos a nosotros… (aunque creo que en realidad, en cuanto al ADN, los cerdos… bueno…)… no, los simios son muy parecidos  a nosotros, tienen una mirada inteligente, son muy graciosos… ¿Te acuerdas que el año pasado descubrieron una nueva especie de simio? Pues ese mono tenía la mirada más inteligente que un casero que tuve yo…

¿Sobran o faltan mamarrachadas?Las mamarrachadas siempre tienen que ser bienvenidas. Hay mamarrachos a muchos los niveles, algunos sofisticados, como Lady Gaga o Karl Lagerfeld, que también es un buen mamarracho, Galliano… Yo creo que la mamarrachez siempre viene bien. En el fondo tiene que ver con personajes extravagantes y lo estrafalario, que es pura comedia.

Has puesto de moda expresiones propias de La Mancha, de la Manchuela. De todas las palabrejas manchegas, ¿cuál es tu preferida?Gambitero me gusta mucho… y también enrratonao…

¿Crees que la gente las entiende bien?Sí, yo creo que sí. Son palabras muchas veces muy descriptivas, como gambitero… pues eso, alguien que está siempre en la calle. Pero sí, es curioso que gente que no ha utilizado esas palabras, y muchas veces ni las conoce, las haya aceptado, las entienda y les hagan gracia.

¿Próximos proyectos? Estoy haciendo un espectáculo de monólogos que se llama ¡Que me aspen!, que tiene que ver con la sensación de la gente cuando lo ve: agitación, desconcierto… En él he intentado también integrar el universo Chanante y de Muchachada Nui…o sea que hay sorpresas… Luego, acabamos de terminar el guión de una película… pero eso va despacio, ya sabes cómo está el tema del cine ahora mismo… Nos gustaría volver a la tele (donde está aún sin estrenar la última temporada de Museo Coconut y Retorno a Liliflor). En septiembre saldrá un libro que se llama Realidad a la piedra, donde todos los chistes están protagonizados por piedras… sin ningún rasgo pornográfico, sino piedras reales, cantos rodados, dólmenes… Y a lo mejor me pongo con un cómic para ilustrar un guión de unos amigos. Me gusta mucho dibujar, es un placer…

¿Nos regalarías entonces un dibujo por nuestro aniversario? ¡Claro que sí, hombre! Y Joaquín se pone a dibujar, pausado pero directo, como si hubiera pensado desde hace tiempo qué iba a plasmar en el papel… y nos hace este regalazo! 

Muchas gracias. Gracias a vosotros. ¡Felicidades!

Texto y foto: Óscar Checa Algarra. Ilustración: Joaquín Reyes

 

Joaquín Reyes: generación chanante