Advertisement

Vetusta Morla. Foto: Mariona Villavieja

Vetusta Morla
Lo que la marea nos dejó

En 1998 también nacía, en Tres Cantos, Vetusta Morla; en diciembre ofrecieron su primer concierto. Es una de las bandas que más ha llegado a esta generación en España. También han calado en América (les entrevistamos de camino a México) y, sobre todo, siguen disfrutando lo que hacen, y el público también. Hablamos con su guitarrista, Juanma Latorre.

¿Cuáles son los retos logrados y los que están por cumplir? No nos marcamos objetivos definidos, sino que guiados por el instinto vamos caminando y nos encontramos aventuras y premios como haber conseguido vivir de la música, autogestionar nuestra propia carrera, haber tenido la oportunidad de trabajar con una orquesta sinfónica, componer la banda sonora de un videojuego o haber viajado por varios países de América. Solo podemos esperar más de estas peripecias en el futuro, aunque desde el presente seamos incapaces de imaginarlas.

¿Cuál es vuestro “pacto”? El pacto implícito es que seamos capaces de hacer canciones que nos emocionen, que nos sirvan para expresarnos y que nos siga divirtiendo salir a mostrárselas a la gente. Eso ha sucedido los últimos quince años y sigue a día de hoy.
En muchos casos, el licor del éxito emborracha con resacas desastrosas. ¿Cómo os lo tomáis vosotros? A pequeños sorbos y mezclado con una buena dosis de realidad. Así evitas la resaca.

¿Qué es lo que más os ha gustado de estos 15 años? Resumiendo mucho, la creación de una conciencia colectiva. No sé si el mundo es mejor que hace 15 años (yo creo que sí), pero ahora somos más conscientes de las cosas que van mal. Cuando oleadas de voluntarios fueron a ayudar a limpiar la porquería del Prestige, tuve la sensación de presenciar algo nuevo y esperanzador. La culminación ha sido el movimiento 15M que ha propiciado un ambiente de reflexión crítica y una semilla de regeneración democrática que antes no existía.
 

¿Qué tendencias han marcado la cultura de estos años? Los factores que más han influido en el arte y la cultura tienen menos que ver con tendencias o movimientos estéticos y más con cambios en la tecnología, en la estructura de las industrias culturales, en los hábitos de consumo y en la idea misma que tenemos del arte en la sociedad. Las escenas y las tendencias, al menos en la música, han estado tan fragmentadas, tan atomizadas que no se me ocurre ninguna corriente tan poderosa e influyente como para pensar que ha podido marcar este periodo, al menos como ocurrió en su momento con el hip-hop o el grunge. Esto tiene origen en hechos como la irrupción de internet como medio de comunicación de masas y de distribución de contenido, la crisis de los modelos de industria cultural, la idea del arte o como “remix” o “híbrido” con su democratización... Otros ejemplos son el uso de la electrónica y las herramientas digitales o la confirmación de la cultura de festival.

¿Qué músicos destacarías? Es una locura resumirlo. Radiohead por ser punta de lanza en el acercamiento de rock y vanguardia, bandas como Justice y Chemical Brothers por acercar electrónica y espectáculo rock, PJ Harvey, Beck o Wilco por cimentar el “songwriting” contemporáneo o Los Planetas y Love Of Lesbian por sus contribuciones a algo que ahora podemos llamar escena de rock nacional independiente.

¿Dónde os veis dentro de 15 años? Respondiendo una nueva entrevista para celebrar el 30 aniversario coincidente de El Duende y Vetusta Morla. Tras su gira mexicana tocan en el Festival PortAmérica en Nigrán (Pontevedra) el 20 de julio.

Texto: Mónica Caballero
Foto: Vetusta Morla ensayando en 2006, por Mariona Villavieja

Vetusta Morla: lo que la marea nos dejó