Advertisement

Harry Dean Stanton en Lucky
Harry Dean Stanton en Lucky

Lucky. Una película modesta, frágil y a la vez recia como su protagonista, el genuino Harry Dean Stanton.

Leopold Museum Viena Foto Peter Rigaud
Leopold Museum Viena Foto Peter Rigaud

Nos vamos de viaje a Viena para visitar el rastro de Gustav Klimt, Egon Schiele, Otto Wagner y Koloman Moser con motivo del primer centenario de su desaparición.

Con el street food instalado en nuestra agenda de ocio gastronómico, la fruta y verdura frescas, los pescados de lonja y las carnes al corte para paladares exquisitos, los mercados de abastos se convierten en la mejor opción para disfrutar de una buena comida después de haber llenado el carro de la compra

Dicen que La Boqueria es el mejor mercado del mundo. No solo por los 500 años de historia que arrastra este lugar de culto en el corazón de Las Ramblas, ni por el hecho de que si ellos no lo tienen es que no existe, ni siquiera por su papel de catalizador en el boom gastronómico que ha vivido la cocina en las dos últimas décadas...

Ya en sus tres álbumes previos, la banda Egon Soda, uno de los versos más libres del rock español, había cargado las canciones de contenido social y ambición literaria. Ahora, redoblan el voltaje en lo primero, El rojo y el negro del título no va por Stendhal

Sidecars es lo contrario a producto industrial. La evolución de Gerbass, Juancho y Ruly tiene bastante más que ver con barro, insomnio y carretera que con una estrategia trazada en hojas de excel. Por eso su público - tan auténtico como sus botas Chelsea- ha conseguido que la banda de Alameda de Osuna cuelgue 'Sold Out' hasta cuatro veces en La Riviera

<
>

 
A 18 grados bajo cero
JAGERMEISTER
 
Por EDM · Fotos: Juan Carlos Quindós
 
En meses como los de junio y julio en los que se alcanzan temperaturas máximas en Madrid de más de cuarenta grados, a uno le entran ganas de sumergirse bajo los hielos del Ártico. Jägermeister tiene la fórmula secreta para dejarnos helados.
 
Nos preguntábamos, a modo de juego, a qué lugares del mundo podríamos viajar para poder disfrutar de Jägermeister a temperatura ambiente. Nos tendríamos que marchar a un lugar como Batagay, en Rusia, o a Baker Lake, en Canadá, en donde este año se han registrado entre 18° y 20°C bajo cero con regularidad. Porque en España no es tan sencillo. Para ello quizá tendríamos que construir una máquina del tiempo y viajar al pasado. Por ejemplo, podríamos ir a Reinosa, en Cantabria; pero a la de 1971. Por aquel entonces se registró una mínima de 24,6° bajo cero. Ese mismo año, en Albacete se registró una temperatura de 21° bajo cero. O tendríamos que ir un poco más atrás y viajar a Vitoria, a la Navidad de 1962, cuando se registraron -21°, o a Salamanca, para alcanzar 20° bajo cero, en 1963. 
 
O podríamos ir al Banco Mundidal de Semillas, una especie de 'Arca de Noe' que alberga semillas de plantas de todo el mundo, ubicada en la isla de Spitsbergen en Noruega, y que mantiene una temperatura estable todo el año de 18° bajo cero y es capaz de resistir terremotos, impactos de bombas nucleares y demás desastres.
 
Pero, afortunadamente, no tenemos que preocuparnos de movernos de nuestra ciudad, o meternos en una cápsula del tiempo para ello. Tenemos dos alternativas. En casa, para ese momento tan especial, después de la cena y antes de salir, podemos tener la botella y los vasos en el congelador, y si vamos a alguno de nuestros locales favoritos probablemente tengan una de las Tap Machine, que la marca diseñó para que podamos disfrutar de un Ice cold shot de Jägermeister en las condiciones óptimas, a 18 grados bajo cero.  
 
Tradición y modernidad
 
Jägermeister es un licor de hierbas que se vende en más cien países en todo el mundo. La que probablemente sea la bebida más icónica de la noche se ha convertido en un referente asociándose a algunas de las propuestas culturales más refrescantes.
 Su modernidad ha encontrado un sólido equilibro con la mejor tradición. En su fábrica, ubicada en la pintoresca localidad alemana de Wolfenbüttel, en la Baja Sajonia, a orillas del río Oker, se suman los más estrictos controles de calidad y la innovación, con su profundo respeto por la herencia que ha forjado su leyenda. Y lo demuestra en su fidelidad al seguir la receta original desde hace más de 80 años. Y es que su calidad está presente en cada uno de sus 56 ingredientes, algunos de ellos, secretos, y que solo conocen cinco personas en todo el mundo.

A 18º bajo cero