Hay tardes que no serían lo mismo sin ellos, ni aperitivos, ni algunos libros, ni muchas películas… Y lo que seguro que no sería lo mismo sin ellos es el 13 de mayo.

La galería Cámara Oscura hace visible el fascinante trabajo de Hugh Mangum (Durham, EEUU, 1877-1922), hoy día considerado como “el fotógrafo que unió a América”.

El artista español Gonzalo Sicre, estrenó su obra 'El mapa infinito' en una inauguración virtual que tuvo lugar el pasado sábado 9 de mayo.

<
>

  • ILUSTRACIÓN
  • Conocemos a Cris Valencia

Que los tonos pastel y colores naifs de sus trabajos no te engañen. Las ilustraciones de Cris Valencia no tienen nada de ingenuas: nos hablan de mujeres complejas, de sus debilidades y sus fortalezas, de lo que las empodera y lo que las desgasta.

¿Cómo definirías tu estilo en tres palabras? Bufff… creo que esa es la pregunta más difícil, entre otras cosas porque ahora mismo estoy centrada en el dibujo digital pero me gusta trabajar en diferentes disciplinas y estilos. Además creo que definir es limitar, y no me gustan los espacios cerrados. ¿Puedo dejar esta pregunta para el final? 

¿Qué haces para mejorar como artista? Practico mucho y experimento, me interesan muchas técnicas diferentes. Sigo estudiando, haciendo cursos, asistiendo a talleres…. nunca dejo de formarme. También suelo plantarme delante de obras de otros artistas y analizarlas para intentar descubrir como solucionan determinadas cosas técnicas. En este campo nunca se deja de aprender, por suerte.

¿Tienes alguna rutina de trabajo? Estaría bien decir que sí, pero la realidad es que depende mucho del volumen de trabajo que tenga. En ocasiones me puedo levantar a las 6:30 para ponerme a dibujar y acabar a las 23:00 (cuando mis ojos ya no dan más de sí) y en otras épocas puedo estar una semana sin trabajar porque siento que necesito despejarme. Eso sí, cuando tengo un proyecto concreto soy muy disciplinada, incluso a veces obsesiva.

¿Qué querías ser de pequeña? Quería ser muchas cosas, pero casi todas ellas relacionadas con el ámbito artístico. Estudié muchos tipos de danza, música, interpretación… Curiosamente las artes plásticas nunca estuvieron entre esos objetivos, fue ya de adulta cuando me decidí a formarme en ese terreno que tanto me gustaba y que tan mal se me daba.

¿Cuándo y por qué comenzaste a dibujar? Desde pequeña era algo que me llamaba la atención pero para lo que no tenía habilidades. Veía a mis compañeros hacer dibujos maravillosos en sus cuadernos pero yo era nula. Años más tarde, tras acabar la carrera de interpretación, pasé una época en la que me sentía muy perdida, fue un momento complicado a nivel personal.  Un día me planté y me pregunté: “¿qué es lo que realmente te haría ilusión?” Y la respuesta fue aprender a hacer aquello que tanto admiraba y que siempre se me había resistido. Así que me matriculé en Bellas Artes y ahí todo empezó a cambiar. Definitivamente las artes plásticas me ayudaron a salir del hoyo y se han convertido en mi lenguaje favorito.

¿Cuál fue la primera ilustración que creaste y cómo la ves ahora? Si hablamos de dibujos digitales, que es a lo que más me dedico actualmente, los primeros que hice eran meros retratos, básicamente como práctica para hacerme con la herramienta. Tenía una tableta gráfica muy pequeña que me habían regalado y empecé a experimentar. Se notan los trazos torpes y la falta de habilidad, pero les tengo mucho cariño (sobretodo porque eran de gente a la que quiero). 

¿Qué es lo más difícil de empezar? En mi caso todo me resultó difícil pero motivador. Cuando empecé no recordaba haber tocado nunca un carboncillo o un pincel (aunque seguramente de pequeña lo había hecho) y ese nuevo inicio era muy ilusionante. Soy muy curiosa y me encanta aprender, pero también soy bastante impaciente. Aprender a dibujar también fue una lección sobre aprender a tener paciencia y ser perseverante. Cuando acababan las clases y mis compañeros se iban yo me quedaba horas en el aula, mientras mi profesor corregía trabajos, para seguir encajando formas o mejorando los volúmenes hasta que me sentía satisfecha (o hasta que me echaban de la facultad).

¿Cuál es la lección más importante que has aprendido como ilustradora? Que la práctica es la mejor maestra.

¿Y qué consejo le darías a alguien que está empezando? Que disfrute con lo que hace, que dibuje lo que realmente le sale del corazón, sin pensar en si tendrá aceptación por parte de la gente o no. El dibujo es un modo de expresión personal maravilloso, si se hace desde la perspectiva de otro pierde casi todo su encanto. 

¿Cuál es el trabajo más gratificante que has hecho hasta ahora? Uno de ellos ha sido la ilustración que hice para promocionar un ciclo artístico llamado “Libres” para la organización Save a girl, save a generation. Es una ONG que lucha contra la ablación femenina, la explotación a menores, el matrimonio forzado y contra cualquier forma de maltrato a la mujer. Con el evento, donde había conciertos, charlas, exposiciones,… se recaudaban fondos para construir un refugio para niñas en Nairobi. Creo que poniendo todos nuestros granitos de arena podemos hacer que el mundo vaya un poco mejor.

¿Y el trabajo más extraño? Extraño quizás no sea la palabra, pero uno de los que más me ha sacado de mi zona de confort ha sido diseñar una muñeca para la marca Paper Dolls. Tengo que agradecer a Sonia Caño que me propusiera este proyecto, porque para mí fue un verdadero reto. 

¿Cuánto es el tiempo que más has tardado en hacer una ilustración? Si es digital pongamos que unos tres días. Si es analógica puedo estar mucho más tiempo hasta que la doy por finiquitada.

¿Qué es lo que hace buena una ilustración? Tomando una definición amplia de ilustración, no sólo aquel dibujo destinado a ilustrar un texto, creo que, al igual que cualquier tipo de arte, debe mover algo en el interior de quien lo ve, ya sea mente o corazón. 

¿Has tenido alguna obsesión como dibujante? Bueno, tengo muchas obsesiones, pero quizás la más destacada sea que mis trabajos representen algo de lo que pienso, siento o he vivido, que sean personales en definitiva. En ocasiones, cuando voy a empezar un nuevo dibujo, me planteo qué es lo que tengo en ese momento en el cuerpo, qué es lo que necesito expresar. Quizás por ello empleo con frecuencia el recurso visual del corazón anatómico, porque para mí no sólo representa el amor, sino también la vida.

¿Eres obsesiva con los materiales que usas para dibujar? Hasta el momento no, me gusta ir probando cosas diferentes. Cierto es que cuando encuentro algo que me funciona muy bien tiendo a tenerlo en mi repertorio, pero no me cierro a probar otros materiales. 

¿Prefieres trabajar en digital o en analógico? Hoy por hoy trabajo más en digital, me permite dibujar más rápido, corregir las veces que quiera y es muy práctico, ya que puedes trabajar casi en cualquier sitio sin necesidad de llevar kilos de materiales. Pero cada equis tiempo echo de menos ensuciarme las manos y la ropa y vuelvo a coger materiales analógicos.

¿A qué artista admiras? ¡A muchísimos! Francis Bacon, Louise Bourgeois, Lucian Freud, Elly Smallwood, Dalí, Frida Kahlo, Banksy, Jenny Saville, Ricardo Cavolo… La lista sería interminable.

¿En qué estás trabajando ahora? Tengo abiertos varios frentes ahora mismo. Estoy realizando una serie de ilustraciones para la revista japonesa Common&Sense, algunos encargos personales y preparando una exposición en la que mostraré piezas en acrílico, acuarela y escultura. Además sigo con mis dibujos digitales, eso es una constante.

¿Qué plataforma para mostrar tu portfolio tienes más al día? ¿dónde podemos seguirte la pista? En el día a día suelo comunicarme a través de Instagram (@cris_valencia). Es una plataforma que, a pesar de sus puntitos negativos, funciona muy bien para los artistas plásticos. Además de la visibilidad que te proporciona te da la posibilidad de establecer una red muy interesante. También tengo página web (crisvalencia.com), pero no la actualizo tan frecuentemente.

Y para terminar, recomiéndanos la cultura que te gusta Madre mía…. A mí es que eso de elegir una sola cosa se me da fatal. Diré lo primero que se me viene a la cabeza que me haya gustado especialmente. Una película: El club de la lucha, de David Fincher; un libro: Jamfry, de Ricardo Cavolo. Es el que me estoy leyendo actualmente y me está fascinando; un disco: The Joshua Tree, de U2; una obra de teatro: El minuto del payaso, de José Ramón Fernández e interpretada por Luis Bermejo; y una exposición, Estructuras de la existencia: Las Celdas, de Louise Bourgeois en el Museo Guggenheim de Bilbao.

(Espero que ya os hayáis olvidado de que no he contestado a la primera pregunta). :-D

ILUSTRACIÓN: Conocemos a Cris Valencia