Advertisement

En Duendemad hemos conocido a Fernando Guallar antes del estreno de la segunda temporada de Velvet Colección de Movistar+. ernando hoy es nuestro personaje Duendemad.

El fotógrafo Javier Aranburu (con n, nos recalca) se ha paseado cámara al cuello por varios continentes, pero lleva quince años retratando nuestra ciudad en el proyecto You love Madrid. 

Una madre con su hija en brazos, una abuela sonriente, una joven asiática y una simpática pelirroja pecosa. Ellas han sido las protagonistas de los exitosos carteles de San Isidro 2018. Unas alegres ilustraciones firmadas por la ilustradora Mercedes DeBellard con quien nos encontramos en las inmediaciones de la plaza de Tirso de Molina.

Estamos de enhorabuena. Tras editar seis discos, colaborar en el programa radio "El Mundo Today" o haber participado en montajes teatrales, Maika Makovski nos vuelve a sorprender y se pone frente a las cámaras para convertirse en la presentadora de "La hora musa", un nuevo programa de La2 que contendrá “música, música y música”. 

<
>

 

La puerta, tal vez
 
Editorial Rubén Arribas · Imagen Intervención de Antonyo Marest 
 
Han llamado a la puerta, es un poema. / Ábrele, tal vez sea la vida, /que en esta esquina de su viaje / augura una corriente de aire. / Si es el destino, quién lo sabe. 
 
Deja entrar a las metáforas / que trae cargando a sus espaldas, / que, aunque haga frío y vengan de la noche negra, / tal vez hayan atravesado el tiempo para morir a tu orilla. 
 
Haz de la puerta un libro con las piernas abiertas. /No preguntes. No tiene cara, ni ojos, ni edad lo que susurra. / Salió temprano de la bruma de la montaña, del árbol, del perro, del anciano, /tal vez del agua que corre por debajo de la tierra seca. 
 
Tal vez, / puerta por puerta, haya gastado sus horas en almas vacías, / para terminar aquí sus días y dar un portazo de color al pasado, / para convertirse en tu obra de arte de los buenos días, / en el tatuaje de tu piel cuando se eriza, en un grafiti de esperanza en tus vanas sábanas roídas.
 
Abre el cerrojo, quién sabe si es para ti este poema. / Tal vez no tuvieran razón los que decían que no se abre la puerta a lo desconocido, / y sea mejor vivir con los sueños entreabiertos y las heridas cerradas.
 
Tal vez hayas vivido todo este tiempo entre muros.

EDITORIAL. La puerta, tal vez