ROBERT BARTHOLOT

Sensualidad, color, ironía y simbolismo son los rasgos que definen al fotógrafo alemán Robert Bartholot, que no solo dispara sus fotos sino que también se responsabiliza de la dirección de arte y el estilismo. A menudo reinventa iconografías clásicas, incluso religiosas, a partir de una interpretación transgresora de ellas. Sus imágenes se han publicado en numerosas revistas de todo el mundo, como DROME (Italia), AD (Alemania), mmm (Luxemburgo)…

¿Qué crees que ha de contener una buena fotografía? La calidad de una fotografía –como la de cualquier imagen- está muy relacionada con la mirada de su espectador. Si capta la atención del público y lo emociona, es una “buena” imagen. Personalmente, me atraen las fotografías subjetivas; esto es, que destilan personalidad, originalidad, honestidad.

Muchas de tus imágenes recrean, dándole una pátina moderna y transgresora, retratos iconográficos y tradicionales, incluso religiosos. ¿Qué intención tienen tus fotos? En primer lugar, mis imágenes giran en torno a los colores, las texturas y la composición. Trato de crear imágenes que resulten bellas a primera vista, y tal vez inquietar, provocar la pregunta de cómo se compone esa imagen, cómo se hizo y si significa algo en concreto. Posiblemente, no se hallará ninguna respuesta en el cuadro. Especialmente en mi trabajo personal, me interesa provocar al espectador con imágenes, personajes y situaciones, a priori, absurdas.

La mayoría de tus fotos se basa simplemente en fondos neutros y colores vivos. ¿Por qué eliges estas características? Porque tengo una concepción escultórica de la fotografía. Aíslo a los personajes de mis fotos, para mostrarlos como si estuvieran en un museo. Además, creo que el uso de colores llamativos equivale a un grito, una llamada de atención en medio de la avanlancha de imágenes que sufrimos en nuestros días. Dicho esto, creo que me estoy cansando de los colores vivos, y ya tiendo a tonos más sutiles.

En muchas de tus imágenes tapas el rostro de la persona a quien retratas. ¿Por qué? Porque he intentado crear imágenes simbólicas, con personajes artificiales. Un rostro ofrece mucha información, y mi intención es ocultarla, a ver qué pasa. Es una manera de añadir magia, fantasía a la escena.

¿Te ves haciendo fotografía más documental, menos de estudio? La verdad es que me encanta trabajar al aire libre, en lugares curiosos. Incluso descubrir espacios abandonados, o capturarobjetows, texturas y colores que me inspiren.

De toda tu trayectoria, ¿cuáles son tus fotos preferidas? La relación que mantengo con mis imágenes cambia constantemente. Ahora mismo, mi preferida son mis series Rumpelstilzchen y Sunny Side. Y de todos los que he hecho, mi trabajo preferido es uno sobre niñas desaparecidas que creé para UNICEF.

Como hablamos de nuestra revista-calendario de 2015, ¿cuáles son tus proyectos profesionales para los próximos meses? Quiero centrarme en redefinir mi trabajo personal.

bartholot.net

Entrevista al fotógrafo Robert Bartholot