Advertisement

En Duendemad hemos conocido a Fernando Guallar antes del estreno de la segunda temporada de Velvet Colección de Movistar+. ernando hoy es nuestro personaje Duendemad.

El fotógrafo Javier Aranburu (con n, nos recalca) se ha paseado cámara al cuello por varios continentes, pero lleva quince años retratando nuestra ciudad en el proyecto You love Madrid. 

Una madre con su hija en brazos, una abuela sonriente, una joven asiática y una simpática pelirroja pecosa. Ellas han sido las protagonistas de los exitosos carteles de San Isidro 2018. Unas alegres ilustraciones firmadas por la ilustradora Mercedes DeBellard con quien nos encontramos en las inmediaciones de la plaza de Tirso de Molina.

Estamos de enhorabuena. Tras editar seis discos, colaborar en el programa radio "El Mundo Today" o haber participado en montajes teatrales, Maika Makovski nos vuelve a sorprender y se pone frente a las cámaras para convertirse en la presentadora de "La hora musa", un nuevo programa de La2 que contendrá “música, música y música”. 

<
>

 

Comrad Mess: Cámaras de bolsillo

Conrad Mess es el “Iphone filmmaker” más premiado del mundo. Sin formación cinematográfica dirige su primer corto de manera tradicional. Después rueda The Fixer con Iphone, gracias al cual puede trabajar en Hollywood y realizar sus siguientes cortos, The Russian Roullette o The Other Side, participando y ganando en todos los festivales del sector.
 

Tu primer cortometraje lo realizas con una cámara normal, ¿por qué pasas a rodar con iPhone?
El primero lo rodé con la cámara de las vacaciones porque era lo único que tenía, pero al terminar, a pesar de que a la gente le gustó el resultado, me di cuenta de que sin conocimientos (yo nunca fui a una escuela de cine) y sin medios, es bastante difícil competir con gente que tiene de ambos. Así pues, allá por 2011, me decidí a rodar con iPhone porque en los EEUU había gran cantidad de festivales dedicados a este tipo de movimiento, y en ese contexto todos teníamos las mismas oportunidades.

¿Qué ventajas y desventajas encuentras al rodar con Iphone?
Ventajas sobre todo la reducción de costes, por menos de la quinta parte de lo que cuesta una buena reflex, tienes todo lo necesario para rodar con un iPhone. La desventaja principal es obviamente la calidad de imagen, no se le puede pedir mucho al sensor de un teléfono móvil.

Tu último cortometraje, The Other Side, ganó el pasado año en el Phonetastic en Sitges. Lo rodaste con “smartphone” pero utilizando técnicas tradicionales y actores más profesionales, ¿es un paso más allá en tu trabajo?
Cada proyecto es un proceso de aprendizaje e intento ponerme retos en cada uno de ellos para mejorar. En este caso uní varios retos en uno. El primero, dirigir una historia que no había escrito yo: nunca había tenido que interiorizar una historia que no hubiese salido de mi cabeza. También trabajé con más gente, algunos de ellos profesionales y otros, los amigos de siempre, así que tuve que adaptarme a la forma de trabajar de los técnicos, que me enseñó mucho. Trabajé también con animales, un reto añadido. En el caso de los actores profesionales, a pesar de que era la primera vez que trabajaba con profesionales de la categoría de Cristina Castaño y Pedro Pablo Isla, la experiencia fue una delicia, tenía miedo de no saber cómo transmitirles lo que quería, pero fue realmente fácil gracias a su dilatada experiencia.

Los móviles, para bien o para mal, han modificado muchos aspectos de nuestras vidas. ¿Cómo afectarán a la realización de cine en el futuro? ¿Han cambiado también tu vida?
En el resto del mundo es algo ya instaurado, hay gente de renombre como Park Chan-Wook, que ya ganó la Berlinale con un mediometraje rodado con varios iPhone. No creo que Spielberg vaya a rodar con móvil, pero ya se está dando lo que se viene a llamar “democratización del cine”. Lo que no es de recibo es que se tenga que escuchar que “el cine no debería ser para todo el mundo” o que “hacer cine con un iPhone no es cine”.

El teléfono es tu “cámara de cine”. ¿Qué presencia tiene en tu vida el teléfono? ¿Llevas el trabajo –el móvil- a casa?
Buf, estás hablando con la persona más despistada del mundo. Me voy dejando el móvil por todas partes y cuando lo llevo encima, suele estar siempre sin batería, pero he de reconocer que es una ayuda impresionante, hay directores de renombre que utilizan una grabadora para registrar en cualquier lugar las ideas que le surgen. Yo utilizo para eso el móvil.

¿Cuáles son las aplicaciones que más usas? ¿Y qué accesorios usas para los rodajes?
La aplicación que utilizo es Filmic Pro, para mí la mejor que existe, de hecho es la única que utilizo, te da una gran versatilidad y te permite filmar con un bitrate que triplica el que viene de serie en el iPhone.
Como gadgets el más importante para mí es Phocus de smartphocus.com, un grip que te permite acoplarle lentes al iPhone y lo convierte en una cámara casi profesional, permitiéndote colocarla en cualquier equipamiento que utilizarías en una producción normal, dolly, steady, grúa...
Otro de mis preferidos es Mobislyder de mobislyder.com un snyder para móviles o cámaras pequeñas, para hacer travellings pequeños. Lollypod de lollypod.co.uk es un trípode muy versátil y que cabe casi en un bolsillo. Y por último, Smoothee de tiffen.com que es una steady para móviles y cámaras pequeñas.

El futuro puede pasar por realizar películas adaptadas al tamaño del móvil, que es lo que estás haciendo desde hace tiempo, sin embargo, ¿crees en la paciencia de los “espectadores-móviles” para ver una película de larga duración en iphone o en ipad?
Depende. Si te gusta el cine y lo que quieres ver es cine, el formato no importa. El problema es que la gente utiliza el móvil para ver videos de Youtube y es eso un problema si lo que haces es cine. Este tipo de espectadores buscan inmediatez, velocidad y poder ver 60 videos en una hora.

¿Qué otros trabajos realizados con Smartphone recomendarías a nuestros lectores?
Moneybag, The editor, Framed, Nitro Warriors, La boca del león.

Texto: Israel Paredes. Foto: Captura del corto The Other Side.

Comrad Mess: cámaras de bolsillo