Advertisement

...me acerco al mar como quien va a una iglesia, algo así, porque lo que a mí me ocurre no tiene remedio y cuando se va a la iglesia, es lo que sientes, que ya no hay solución, si no, cómo te vas a meter en una iglesia a rezar si aún hay algo que puedas hacer

Cada edificio de oficinas tiene tres, cinco, siete plantas. Diez. En cada planta hay varios departamentos separados por placas. Los techos altos surcados por cables quedan ocultos por cuadrados blancos

Playas, montañas, islas, patios, jardines y plazas son los entornos que refrescarán un verano que sobrecalentará el pavimento

El calor aprieta y el teatro, por aquello de que es un arte en transformación, se adapta a las circunstancias para que el espectador pueda aprovechar el mínimo frescor que proporcione la noche

<
>

 
Mucho que ganar
Por Rául Losanez
 
Ricos y pobres; cuerdos arribistas y locos devastados; el anverso y el reverso de esa ciudadanía que ha generado el exacerbado capitalismo en la sociedad contemporánea. Tercera temporada para este soberbio y exitoso montaje en Cuarta Pared que nos habla de nosotros mismos y que nos muestra nuestra el deformado reflejo de nuestra conciencia cuando nos colocamos frente a un espejo. Marina Herranz, Javier Pérez-Acebrón y Pedro Ángel Roca encarnan todos los personajes de esta curiosa y diestra amalgama dramatúrgica en la que todas las historias confluyen en un mismo punto: la deriva moral de la sociedad
 
Nada que perder · Sala Cuarta Pared · C/ Ercilla, 17 · Del 9 de marzo al 29 de abril
 

Una obra sobre la deriva moral de la sociedad