Advertisement

La Fundación Mapfre presenta la mayor retrospectiva del fotógrafo americano Nicholas Nixon. Una serie que profundiza sobre el paso del tiempo, la familia y las ausencias

La artista francesa Laure Prouvost ha empapelado la ciudad de Copenhague con cuerpos desnudos. La artista, premio Turner de arte contemporáneo, ha pegado pechos y entrepiernas en las paredes de la ciudad para dar el pistoletazo de salida a la feria de arte Chart que se celebró en septiembre

El artista francés JR ha instalado una fotografía enorme de un bebé que se asoma a través de la estructura que divide México y EE UU

<
>

 
Icono del S. XX
Diana Vreeland
Por Esther Ordax
 
'Si no es pasión, no arde, si no  quema no has vivido'. Diana Vreeland (1903, París – 1989, N.Y.C) fue la editora de moda que cambió las reglas del juego
 
Fue definida como 'teatral, colorida, segura, inteligente y divertida, un icono en el estilo de vida del siglo XX'. Diana puso patas arribas el oficio de columnista de moda y marcó un antes y un después en el universo creativo de la industria. En sus 26 años como editora de moda de Harper´s Bazaar dejó una huella imborrable que ha sido referencia para generaciones de fotógrafos, directores de arte, diseñadores de moda, editores y escritores. Como editora jefe de Vogue transformó una 'revista social aburrida' en la referencia mundial de moda que es hoy en día. 
En 1971, como directora del Costume Institute en el Museo Metropolitano, dio vida a la idea de mostrar la moda en los museos y redefinió su relevancia en la historia.
 
Bajo el título de su columna 'Why don’t you?' cuestionó los remilgos sociales anclados en la tradición, inventando desde cero una nueva profesión, insuflando creatividad con un ojo especialmente dotado para descubrir el talento (Manolo Blahnik, el clan Missoni, Twiggy o Richard Avedon), triunfó como comisaria y publicó dos libros. Ahora Alexander Vreeland, su nieto, le rinde tributo con Diana Vreeland Parfums, una colección exclusiva de perfumes: 'Lo más auténtico que podía hacer era crear una colección de fragancias en su nombre. Mi abuela vivió en un mundo olfativo y creía profundamente en la importancia de los aromas en nuestras vidas'.   

Diana Vreeland. Icono