Advertisement

El mes de octubre pasado vio la luz el primer volumen de Sapiens de los cócteles, la colección de títulos que dentro del proyecto global del Sapiens de la gastronomía está llevando a cabo la Fundación el Bulli.

Andrea Bottesi no es un creador de herramientas de coctelería al uso.

N2Lab es la heladería/laboratorio, donde Marta Jañez y Vicente Díaz han revolucionado la industria de los helados.

Esta galería se centra especialmente en una visión joven del arte contemporáneo con propuestas que invitan a la reflexión. 

<
>

Alejandra Acosta. La arquitectura de su vida

Por Paloma F. Fidalgo 

En nuestro país, la ilustradora chilena Alejandra Acosta ha vestido, con sus detallistas grabados y collages, portadas de Alpha Decay y la exquisita edición de Del enebro del sello Jekyll & Jill. Ahora, sus dibujos acompañan los textos de La Cámara Sangrienta, que recupera Sexto Piso.

La arquitectura de tu vida.  Me gusta mucho la Villa Portales (Santiago de Chile), un conjunto de viviendas construido en los 50 que constituye un gran referente de diseño eficiente y bello de vivienda social.

Otro edificio que me encanta es el Centro Cultural GAM, un proyecto que se trabajó sobre lo que quedaba del emblemático edificio Diego Portales y que tiene una propuesta urbana que lo convierte en un espacio súper habitable donde se aprovecharon muy bien los espacios públicos como el zócalo y los exteriores, donde se realizan todo tipo de encuentros, ferias, espectáculos circenses y conciertos.

Además, hay un arquitecto al que le tengo una admiración especial. El chileno Guillermo Julian, quien después de trabajar con Le Corbusier y en proyectos muy importantes a nivel internacional, regresó a Chile y terminó compartiendo oficina con mi marido y sus socios. En general no me gustan los arquitectos que no respetan el patrimonio de una ciudad, y que instalan edificios enormes en barrios que deberían mantenerse a la escala en la que fueron diseñados. 

¿Algún edificio que no conozcas pero te gustaría visitar, real o de ficción? Me encantaría poder alojarme en el Park Hyatt de Tokio, donde se filmó Lost in Translation. Me fascinan las escenas en el bar y en los ascensores y la vista de la inmensa ciudad desde sus ventanas. Y si no fueran sólo ficción, sería feliz si pudiera visitar el hotel Overlook de El Resplandor y el Grand Hotel Budapest. Son tres edificios muy diferentes, pero que encierran muchas historias, y a mí lo que me interesa de los lugares es eso, lo que me puedan contar.

Alejandra Acosta. La arquitectura de su vida