Advertisement

La Fundación Mapfre presenta la mayor retrospectiva del fotógrafo americano Nicholas Nixon. Una serie que profundiza sobre el paso del tiempo, la familia y las ausencias

La artista francesa Laure Prouvost ha empapelado la ciudad de Copenhague con cuerpos desnudos. La artista, premio Turner de arte contemporáneo, ha pegado pechos y entrepiernas en las paredes de la ciudad para dar el pistoletazo de salida a la feria de arte Chart que se celebró en septiembre

El artista francés JR ha instalado una fotografía enorme de un bebé que se asoma a través de la estructura que divide México y EE UU

<
>

jodorowsky, alejandro, entrevista, duende, psicomagia

Alejandro Jodorowsky. El chamán del amor

Por Paloma F. Fidalgo

Parafraseando a Ray Loriga: Alejandro Jodorowsky (Chile, 1929) ya solo habla de amor. Pasados los cincuenta años, ya respetado como cineasta, fundador del Teatro del Pánico o coautor de cómics junto con grandes dibujantes, este ser único, que amenazó a Breton con refundar el Surrealismo y a quien Leonora Carrington inició en el Tarot, comenzó a entender el Arte como salvación, y a profundizar en un particular sistema de salud que lleva su sello, la Psicomagia. Todo, a raíz de conocer a Pascale, su mujer, que inspira su nuevo libro, 365 tuits de amor.

Usted comenzó a publicar poemas con sesenta años, porque, según ha dicho, antes le daba pudor. ¿Qué sensaciones le causa Twitter?
Antes, el arte poético me parecía el excremento luminoso de un sapo que se tragó a una luciérnaga. Yo, a los 60 años, todavía no había tragado la luciérnaga. Estaba pleno de palabras, pero de ningún silencio. El silencio de mi intelecto me lo otorgó mi esposa Pascale, abatiendo las murallas que encerraban a mi corazón. Supe por fin lo que el maestro zen Ejo Takata había querido decirme: la savia que nutre al amor es la belleza sublime.

Hablando de Pascale: la conoció, como decimos, siendo ya sexagenario. ¿De sus relaciones anteriores solo le quedan cicatrices?
Cicatrices, no. Recuerdos que fueron una preparación para el encuentro definitivo. De unión incompleta en unión incompleta, vamos buscando la plenitud del alma, mente, corazón, sexo y cuerpo.

En relación con el desamor: decía Tolstoi que 'todas las familias felices se parecen. Las infelices, en cambio, lo son cada una a su manera'. ¿Se podría decir lo mismo de las parejas?
No hay más parejas que las que se brindan un amor total. Las que se dan fragmentos, no cesan de batallar entre ellas. 

A Pascale, su mujer, le dedica el libro que ahora publica, 365 tuits de amor. ¿Cómo surgió la idea? Antes publiqué, también en Siruela, El Ojo del Tiempo, 365 tuits de sabiduría. Como estas frases son tan cortas pero tan cargadas de sentido, se me ocurrió ofrecer sólo una al día, dando así tiempo al lector de digerirla. Cuando fui discípulo de Takata, en México, me permití decirle: 'Ya tengo la mente vacía, no me encadenan los sentimientos'. Me respondió: 'Mente vacía, corazón vacío: idiotez. Mente vacía, corazón lleno: felicidad'. Aplicando esta enseñanza, acompañé mis tuits de sabiduría, que siembran vacuidad. Estos 365 tuits de amor siembran una apasionada unión con la existencia.

Con todo lo que se ha hablado ya de amor, ¿cómo se pueden decir cosas originales de él? Experimentando ese regalo que recibes una vez en la vida: el amor divino.

¿Y cómo se reconoce ese verdadero amor del que nos hablan ustedes, los poetas? De pronto caes de la piel al alma. Cesa la duda. Tienes la certeza total de que tu pareja es el complemento que desde siempre te había estado reservado.

Decía Camus: 'No ser amados es una simple desventura; la verdadera desgracia es no amar'. ¿Podría ayudar la Psicomagia ante en esto?
Puedes trabajar tus ideas, tal como trabajas para crear una espada. Los sentimientos no los creas ni los eliminas, son. La fruta crece en la rama, naturalmente. Todos amamos, pero no todos damos ese amor. Gran cantidad se queda encerrado en un búnker cardíaco, intercambiando imitaciones de amor.

El sexo es, para el amor…
El sexo, separado del sentimiento y del espíritu, es una necesidad animal, pero sin ánima. Al amor humano se llega avanzando por grados: compañía animal, hecha de costumbres; goce sexual egoísta, nunca satisfecho, que pide más y más; angustia emocional, que comienza por pedir ser amad@ o por ser el único amado; ilusiones mentales, que desean, en un mundo donde todo es ilusión, encontrar la ilusión más bella.

Hasta que un día surge, venido de las profundidades del Cosmos, el Amor Mágico, inimaginable, impensable, intransformable. Capital, total, sin límites, eterno. Inundación de la belleza divina, bálsamo que nos consuela de parecer morir, convenciéndonos que nada comienza ni nada termina, que el amor es un fluir eterno.

¿Nos dedica uno de sus tuits amorosos, a modo de consejo?
El amor verdadero es el encuentro de dos amores. No confundas el amor con el esfuerzo que haces para que exista. Me dijo Pascale: 'Antes de encontrarte ya eras el hombre de mi vida'. Le dije a Pascale: 'Eres la mujer de todas mis vidas'. 

duende, amor, revista, cultura, agenda, madrid

El chamán del amor