braigo, labs, lego, viven, sueños, revista, duende, 149, impresa, entrevista

Braigo Labs. Crear jugando

Por Paloma F. Fidalgo. Foto: Shubham Banerje, por Neil Banerjee

Es probable que Shubham Banerjee pase a la posterioridad como mucho más de lo que es ahora, uno de los jóvenes emprendedores más ricos del mundo. Lo importante es cómo: ha creado con piezas de LEGO una impresora de braille. Y a diferencia de otras, está al alcance de cualquier bolsillo. Todo comenzó como un juego. Porque Banerjee tiene poco más de trece años. 
 
¿Cómo surgió la idea de Braigo? Juego con LEGO desde que tenía 2 años. En diciembre de 2013, nos llegó un correo a casa pidiendo donaciones para personas ciegas y faltas de recursos económicos. Mencionaba el sistema de lectura braille, del que yo nunca había oído hablar. Les pregunté por él a mis padres, busqué información en Google y descubrí que una impresora braille estándar cuesta, mínimo, 2.000 dólares. Me pareció una injusticia para las personas con pocos recursos, e intuí que era un coste innecesariamente elevado. 
 
Y empezaste a maquinar. Sí. Lo primero que me vino a la cabeza fue buscar una alternativa usando mis juguetes. Partí del modelo LEGO Mindstorms EV3, ya que viene con una interfaz de programación para descargar que podía inspirarme, y utilicé mi tableta Surface Pro 3 Microsoft, que permitiría usar un ratón, hoy llamado Braigo, programado para manejar braille.
 
Así conseguí crear una impresora braille, y las herramientas que utilicé me habían costado un total de 350 euros. Presenté Braigo en la feria de ciencia de mi escuela y luego la Feria de Ciencias del Condado, ya en marzo de 2014. Y durante ese año, si no me falla la memoria, recorrí más de 10.000 millas mostrando la impresora (cualquiera puede crearla. Las instrucciones, AQUÍ )

 
Es impresionante que hayas logrado esto sin saber nada de braille, a tu edad y con conocimientos tecnológicos básicos. Antes de conseguir el modelo definitivo, creé (y descarté) otros siete. El proceso de creación fueron días muy largos y duros. Tenía que trabajar en Braigo al acabar los deberes, a veces me acostaba a las dos de la mañana. Mi padre fue mi guía en todo momento, y me ayudó cuando me atasqué. Solía ​​sentarse conmigo en la mesa de la cocina, al tiempo que resolvía temas de trabajo de los que se trae a casa. 
 
¿Cómo te ha cambiado este éxito? Económicamente, mucho, porque LEGO me compró la patente por bastante dinero. Y me ha animado a abordar otros proyectos.
 

¿Has creado más cosas con LEGO? Muchísimas cosas, aunque ya antes de embarcarme en este proyecto. Como te digo, juego con LEGO desde los dos años.
 
¿Qué consejo darías a alguien que lo haya dejado todo por seguir un sueño? Que sea consciente de que el camino al éxito no está claro, no es evidente. Los fracasos son parte de la ecuación.
 
Se suele decirse que los adultos pierden la capacidad de soñar que tienen los niños, ¿tienes esa percepción? No, conozco a muchísimos adultos peleando por sus sueños.

 

¿Qué quieres ser de mayor? Ingeniero o médico. Y esforzarme por trabajar para los más necesitados. Quiero devolverle a la sociedad lo que considero que me da, porque me siento afortunado por todo lo que tengo.  
140, braigo, duende, entrevista, impresa, labs, lego, revista, sueños, viven

Braigo Labs. Crear jugando