Advertisement

<
>
editorial, sueños, número, impreso, editorial, rubén, arribas, cultura, ocio
 
Donde habitan los miedos
 
Por Rubén Arribas · Ilustración: Nuria Cuesta
 
Soy un cobarde, mucho más que estos pocos, pero algo menos que aquellos otros. Los unos tan libres y desnudos y yo siempre con abrigo puesto. Los otros, de etiqueta, guardianes inequívocos de su asentamiento y yo infaliblemente inseguro con mis quebraderos de sombrero. 
 
Nunca oí a nadie reconocerse cobarde, ni mirarse con vileza en el fondo de su alma. Ni al más ladrón, ni al más infiel, ni al más traidor, ni al más cabrón. Yo los conocí a los cuatro y fui un masoquista disfrazado de bondad, sin duelo a muerte, perdoné sin el coraje de enfrentarme a alguien más fuerte. 
 
Soy un cobarde que admira con recelo a los soñadores de ojos despiertos, a los que aman a pesar de ser mal queridos, a los felices sin razones aparentes, a los que luchan más allá de lo que es suyo, a los que quieren sin condiciones y a los que no temen perder ni aún a riesgo de quedarse solos. 
 
Un cobarde que dio en préstamo el poder sobre su corazón maltrecho. Un cobarde con los ojos cerrados y los miedos abiertos, con los ojos tapados y los sueños dormidos. Un cobarde asustado, de nuevo, ante las olas que amenazan con tirar el rompemiedos que construyó alrededor de su barca a lo estrecho de los años. Un cobarde que se emociona al atardecer, viendo los destellos de luz que emiten aquellos que amanecen donde lo hacen sus sueños. 
 
 

Donde habitan los miedos