Advertisement

<
>
aventura, duende, impresa, nómadas, rastro, revista, sigue, sueños
 
Sigue mi rastro
Sumergidos en la aventura
 
Por Ignacio Vleming
 
Hace ya más de un año 'se les cruzó un cable' y decidieron romper con todo. Ellos son Eva y Javi, dos treintañeros de A Coruña que han demostrado que pueden vivir del trueque y hacer de cualquier rincón del mundo su casa. 
 
¿Desde dónde estáis respondiendo?
Javi: Desde un bungalow con vistas al mar y a la jungla, en una isla casi paradisíaca de Malasia llamada Tioman.
Eva: A veces se pasean por aquí unos lagartos de un metro más o menos.
 
¿Vuestro sueño era llegar a Tioman?
Javi: No exactamente. Todo empezó con un viaje alrededor del mundo.
Eva: Y al final lo hemos transformado en nuestra forma de vida.
 
De Nepal a Fiyi habéis atravesado 11 países. ¿Cómo habéis podido financiar un viaje así? Javi: Empezamos con un perfil de gasto muy bajo. Nada de cervezas, comida occidental o cara. También dormíamos en casi cualquier sitio, con tal de que fuera barato, por muchas cucarachas que hubiera. Después algo cambió, comenzamos con los trueques: el diseño de una página web a cambio de salidas o cursos de buceo. En este viaje el problema es el tiempo, no el dinero.
Eva: Incluso nos hemos convertido en divemasters y ya podemos trabajar en cualquier sitio del mundo guiando a gente por debajo del agua.
 
aventura, duende, impresa, nómadas, rastro, revista, sigue, sueños
 
¿Vais con la casa a cuestas?
Javi: Hay que deshacerse de todos los 'por si acaso' y dejar lo necesario. Alguna ventaja tendrá. Eva: No veo muchas la verdad (risas). Te acostumbras aunque das las gracias cada vez que te estableces alguna semanita en algún sitio.
 
¿Las primeras sensaciones que tuvisteis al dejar atrás A Coruña?
Javi: Para nosotros empezó todo como un viaje cualquiera. Aunque pronto descubrimos lo que significaba abandonar nuestra cómoda y planificada vida de A Coruña por una vida nómada.
Eva: El primer día ya estábamos haciendo couchsurfing en Nepal, por lo que entramos inmediatamente en contacto con la cultura del país.
Javi: En Nepal las vacas se pasean libres por el medio de las ciudades y todo está lleno de plásticos y desperdicios. Pensé que había dejado mi trabajo como jefe del departamento de informática en una empresa, para vivir en lugares similares durante más de año y medio, y estuve a punto de ponerme a llorar como un niño pequeño. Respiré hondo y me dije: en cualquier momento puedo parar y volver a casa, así que ahora disfruta del momento…  
 
¿Y cuando uno ya ha realizado su sueño? ¿Se prepara para alcanzar el siguiente o es tan feliz que ya no lo necesita?
Javi: Hay sueños que no se acaban de realizar del todo y hay otros que cambian según se hacen. Eva: Para mí realizar un sueño es mantener un estilo de vida. Al final no importa tanto dónde sino cómo. 

Una vida nómada