Advertisement

 
Ruta de Oficios by Jack Daniels
 
Por Elena Rojo
 
Varios estudios y talleres de oficios de Madrid abrirán sus puertas el fin de semana del 23 y 24 de abril para compartir con el público sus secretos, técnicas y saber hacer. Nos hemos acercado a algunos de los talleres incluidos en la Ruta de Oficios de Jack Honey, para que los propios artesanos nos cuenten detalles de su trabajo y su trayectoria. (Puedes ver más abajo un plano de ubicación de los locales siguiendo esta numeración)
 
1.- Javier Sánchez Medina (C/ El Escorial, 28)
 
Javier se vino de Badajoz a Madrid para dedicarse a la artesanía y la restauración. Al principio, todos le dijeron 'que estaba loco', pero a día de hoy recibe pedidos incluso desde Australia o Estados Unidos. Comenzó su oficio como hobby, 'aunque siempre quise dedicarme a algo así', reconoce. Gracias a su duro esfuerzo, hoy vive de sus trabajos en bambú, mimbre, médulas y fibras.
 
Por demanda, se ha centrado en elaborar dos productos que han ocupado ingentes páginas en revistas de decoración y diseño: espejos y sus cabezas de animales de pleita de esparto, un material tradicionalmente usado en persianas exteriores. Dándole un uso diferente también cambió su vida. Con motivo de la Ruta de Oficios Jack Honey está trabajando en un nuevo material para sus espejos que no quiere desvelarnos. ¡Podrás descubrirlo en persona en su taller! / Elena Rojo
 
2.- Broncista José María Navarro (C/ Madera, 21)
 
José María Navarro. Recuerda su nombre, porque es el último broncista de Madrid y no habrá quinta generación. Tiene 55 años, se retirará a los 67 y su hijo ya le ha dicho que no seguirá la tradición familiar: 'No le apasiona y no me gusta obligar a la gente'. Al principio a él tampoco le entusiasmaba la idea de trabajar el bronce, pero empezó a ayudar a su padre cuando era adolescente, abandonó la idea de ser cámara de televisión y no se ha arrepentido ni un solo día.
 
Aunque reconoce que es una profesión sin futuro: 'La gente ya no arregla, sustituye. Y las máquinas han dinamitado el trabajo manual’. El negocio no resistirá al siglo XXI, pero ya ha cumplido: sobrevivió a un obús durante la Guerra Civil y a varias crisis económicas desde 1875. Ahora tienes el privilegio de conocer una profesión en peligro de extinción. 
 
3.- Felipe Conde. (leer artículo) (C/ Arrieta, 4)
 
4.- La On Pottery  (C/ Factor, 6)
 
Joohyun Baek finalizó sus estudios de Filología Hispánica en Corea del Sur, su país natal, y decidió que no quería dedicarse a ello. Así que se trasladó a una pequeñísima aldea a aprender alfarería. Y regresó a Madrid -donde había estudiado un año- para emprender. Desde hace diez meses es el cerebro de La-On Pottery, un pequeño taller/tienda de cerámica en la calle Factor. 
 
Le inspira el arte tradicional, pero juega con piedras, tierra, leña o cenizas para explorar nuevas técnicas y crear objetos únicos y originales. Imagina las piezas en su cabeza y las hace realidad. Si no conoces su trabajo, el 23 y 24 abril puede ser el momento ideal para hacerlo.
 
5.- Embroidery (Encomienda, 15)
 
Yolanda Andrés 'lo borda', literalmente. Pero sus obras no son nada convencionales. De sus manos han salido retratos de familia, gallinas, librerías o cámaras de fotos, pero todo hecho con hilos y mucha pasión. Su amor por este oficio le viene desde niña, ya que todas sus antepasados bordaban y cultivaban lino para hacer telas. Además, ella se crió en una mercería. 
 
Su trabajo requiere tiempo (sus piezas pueden llevarle desde tres días, a más de un mes), calma y materiales de calidad como 'algodón o lino 100%... Todo natural'. Sea la pieza que sea, 'lo más gratificante de este oficio es el momento en que acabas el bordado y ves que sale bonito'. 
Quienes se acerquen a su taller en la Ruta de Oficios Jack Daniel’s Honey descubrirán el cariño que le pone a cada puntada, de la misma manera que suele hacerlo en los talleres que habitualmente programa allí.
 
6.- Espartería Juan Sánchez (Mediodía Grande, 3)
 
Es la última espartería que sobrevive en Madrid. Juan Sánchez regenta la tercera generación de un negocio familiar pero no imagina a su hijo como sucesor, así que podría ser el fin de una tradición milenaria. Pero Juan Sánchez no sobrevive, vive. Decoradores de interiores, atrezzistas de cine, abuelos o practicantes de flamenco en busca de garrotas son el grueso del negocio. Además, su página web ha estimulado las ventas y hecho crecer la facturación en un 50%.
 
Los productos sintéticos, los procesos de fabricación en masa y las importaciones chinas son la principal amenaza; pero la fidelidad de los clientes que valoran la artesanía y la calidad mantienen con vida -y buena salud- este negocio casi centenario.  
 
7.- Botería Julio Rodríguez (C/ del Águila, 12)
 
En esta botería que abrió sus puertas en 1909 trabaja con sus propias manos Julio,  como ya entonces hacía su abuelo. Regenta el local desde finales de los años setenta, a pesar de que, 'de jovencito no quería', pero aprendió 'casi sin darse cuenta'. Y a día de hoy sigue su camino con la misma receta: esfuerzo, dedicación y autenticidad
 
Cada día hace una labor diferente porque hacer botas de vino y pellejos es un proceso largo: un día le encontrarás cortando, otro cosiendo, dando pez… Como artesano depende, a su vez, de otros artesanos. Emplea, por ejemplo, piel de cabra traída de un pueblo de Burgos y 'la pez' (resina de pino cuya función es impermeabilizar la bota) que le hacen llegar de Huesca. Clientes los tiene de todo tipo, ¡hasta la Casa Real le llevó un pellejo para que lo reparase! 
 
8.- Cerería Ortiz (c/ de la Paloma, 5)
 
Yolanda Florín Ortiz es cerera de cuarta generación. Esas velas que alumbran en cenas románticas y decoran las casas toman forma en su taller, que fue abierto en 1924, aunque su origen está en la calle Embajadores en 1887. 
 
Lo que comenzó 'casi como un juego', es un oficio duro, sobre todo 'cuando una gran empresa te encarga 10.000 velas y debes entregarlas en un mes. Trabajé los siete días de la semana sin descanso', nos cuenta. Como materiales usa cera, parafina 'de muy buena calidad' y mechas de algodón traídas de pequeñas fábricas españolas. Para la Ruta está preparando unas velas que tendrán mucho que ver (y oler) con Jack Daniel’s Honey. 
 
9.-Alcores Enmarcación (c/ Torrecilla del Leal, 5)
 
10.- Federico Antelo Estampación /c/ Juanelo, 13)
 
Visita los talleres
 
La visita a los talleres es gratuita. Abrirán de 10:00 a 19:00 el sábado 23 y de 11:00 a 15:00 el domingo 24. Los pases de las visitas son cada media hora. Además de conocer los talleres, en cada local un joven aprendiz te atenderá para que puedas saborear Jack Daniel’s Tennessee Honey.
 
 
 
 

Ruta de artesanos. by Jack Honey