Advertisement

La editorial Alba publica sus Diarios completos sin los hachazos que le propinó el marido de la escritora a los textos, en un intento por ocultar sus vergüenzas

Es una de las citas culturales de la primavera. El Museo Reina Sofía celebra los 80 años de la creación del Guernica y los 25 de su llegada a sus salas con una exposición que recoge la visión de Picasso sobre la guerra moderna

El último trabajo de Rufus T. Firefly es la antítesis de un Big Mac.  Es difícil masticarlo, pero su digestión roza el orgasmo

<
>

Turismo sostenible

Por Patricia Muñoz

A los filtros habituales de los viajeros para encontrar su destino perfecto (precio, duración del viaje, playa o montaña, etc.) se añade uno que cada vez cuenta con más seguidores: elegir un destino sostenible. Además, 2017 ha sido proclamado por la ONU Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo.

Pocos pueden presumir de ser pioneros en un turismo que procura preservar la naturaleza y disminuir la huella ambiental. Alemania sí, y por eso, y por sus increíbles postales de montañas vírgenes, inmensos lagos, selvas intactas y bosques que ocupan 11 millones de hectáreas (una tercera parte de la extensión del país), es uno de eco-destinos más importantes de Europa. 

Imagina practicar senderismo por uno de estos paisajes, piragüismo en uno de sus lagos o pasar la noche en una casa flotante. Suena bien, ¿verdad? Pues, además de imaginarlo, puedes hacerlo. En Germany Travel encontrarás todas estas propuestas. Y puedes organizar tus rutas de forma detallada y práctica con la herramienta que incluye la propia web.

No importa la región que elijas, en Alemania el uso respetuoso de los recursos (eficiencia energética, energías renovables, materiales reutilizables…) ya forma parte de las características estándares de la mayoría de alojamientos. Además, las acciones sostenibles van más allá y se cuelan en el ámbito gastronómico: estos alojamientos cooperan con proveedores locales y ofrecen una gastronomía de temporada con productos frescos y de calidad.  

Y si lo que quieres es una experiencia 100% ecológica, es el oasis perfecto para dormir en una tienda de campaña, una cabaña o una auto caravana. Hay más de 1200 campings repartidos por todo el país (la mayoría con certificación de sostenibilidad) que garantizan una experiencia increíble al dormir en contacto con la naturaleza y bajo el techo más espectacular de la tierra. Tienes también un buscador en su web.

Slow Travel, el arte de viajar con calma

¿Y si en vez de viajar para llegar, viajamos para disfrutar del camino? Es lo que propone el movimiento Slow Travel, una nueva manera de viajar que nos invita a bajar el ritmo, sentir cada momento e integrarse en el destino como un local más (adentrarse en sus costumbres, conocer a los habitantes, degustar productos locales…). Para hacer senderismo hay infinidad de propuestas. ¿Te apetecería la ruta de los 66 lagos alrededor de Berlín? ¿Y un camino ''de cuento'' como el de Märkisch, en la región de Uckermark, entre bosques y lugares de ensueño?

Turismo sobre ruedas

Este país es un paraíso para el vehículo ecológico por antonomasia: la bicicleta. Puedes hacer largos trayectos haciendo escalas en parajes preciosos y localidades llenas de encanto. Te proponemos, por ejemplo, una ruta por el carril bici de larga distancia que recorre la Selva Negra Oriental, desde Pforzheim hasta Bad Wildbad junto al río Enz, y admirar las vistas del lago Titisee.

También puedes recorrer el carril bici junto al rio Aller, o el precioso camino que une Berlín con Copenhage (haciendo escalas, claro, ¡son 650 km!). Para recorrer largas distancia también puedes optar por su transporte público. Con los trenes de la Deutsche Bahn puedes viajar a lo largo y ancho de Alemania con energía verde al 100%. Y la línea de autobuses de larga distancia Flixbus ofrece rutas respetuosas con el medio ambiente.

Paisajes Patrimonio de la humanidad

En Alemania puedes visitar 41 enclaves considerados patrimonio de la humanidad. Entre ellos, se encuentran paisajes naturales extraordinarios como el parque Muskau una de las obras paisajísticas y de jardinería más bellas del mundo que cuenta con 830 hectáreas, el parque barroco de Wilhelmshöhe, el parque en ladera más grande de Europa y, entre otros muchos, el bosque de antiguos Hayedos de Alemania, las llanuras de mareas del mar del Norte o la mina de Messel, un vergel de fósiles.  

Viajar con cabeza