Advertisement

Del amor incondicional de Andrea Salinas por el mar nació esta marca de ropa de baño sostenible. Diseños elegantes realizados con materiales eco-premium, como tejidos creados a partir de plásticos y redes reciclados procedentes del mar. Hablamos con Andrea para sumergirnos en el universo Now_Then

Pues resulta que todo termina cuando Miqui me propone que escriba su artículo y yo le digo que sí aunque ya no comprendo nuestra amistad, ni siquiera sé si su nombre real es Miqui —me pregunto quién tolera que lo llamen así—, e igual con su apellido, Valenciaga, Valenzuela… 

...me acerco al mar como quien va a una iglesia, algo así, porque lo que a mí me ocurre no tiene remedio y cuando se va a la iglesia, es lo que sientes, que ya no hay solución, si no, cómo te vas a meter en una iglesia a rezar si aún hay algo que puedas hacer

Cada edificio de oficinas tiene tres, cinco, siete plantas. Diez. En cada planta hay varios departamentos separados por placas. Los techos altos surcados por cables quedan ocultos por cuadrados blancos

<
>

 
Reinventando el sexploitation
 
 
The Love Witch es el tercer largometraje de Anna Biller, quien ha tardado casi diez años en rodarla después de Viva, con la cual constató su más que singular creatividad. Miller toma como referencia los sexploitation de los años sesenta y setenta para, mediante la puesta en escena y el color, crear unas texturas que transmiten la sensación, a modo de pastiche, que podría ser, perfectamente, una producción de aquella época. Pero la sensibilidad es otra, así como el acercamiento a los personajes y, sobre todo, a la figura de la mujer, que emerge liberada de la mirada del hombre para asumir la suya propia. Quizá pueda parecer un simple juego formal, pero hay mucho más bajo la superficie de unas imágenes de gran potencia visual e imaginación.
 
The Love Witch · Dir: Anna Biller · Con Samantha Robinson, Gian Keys, Laura Waddell
Estreno: 7 de julio

Reinventando la sexplotaition