Advertisement

Un grupo de adolescentes de Cercedilla -de entre 11 y 13 años- se escapa a la montaña casi- todas las semanas para inspirarse, captar sonidos de la naturaleza, registrarlos en tablets y crear composiciones musicales a través de herramientas digitales

Andrew Thomas Huang se ha convertido en el director fetiche de Björk con trabajos como el paradisíaco y poético videoclip de The Gate, la orgía rocosa de Mutual Core o la experiencia de realidad virtual en Family

Los dos primeros cabeza de cartel confirmados para el festival Mad Cool son Queens of The Stone Age y Furure Islands. La banda californiana estrena una tanda de confirmaciones que se irán haciendo efectivas las próximas semanas

La clave de su humor es el no humor. No hay hipérbole en sus sketches. Rober Bodegas (A Coruña, 1982) y Alberto Casado (Madrid, 1983) han inventado un formato audiovisual 'fast food' que consiste en retratar el patetismo local sin fuegos de artificio. Bienvenido a todos tus lugares comunes. 

<
>

 
Thriller, música y romanticismo
El Ascensor. Teatro Kamikaze
 
La cartelera del madrileño teatro Kamikaze vuelve a acoger El Ascensor, un thriller romántico-musical escrito, compuesto y dirigido por José Masegosa. Este musical, ganador del Premio Talent Madrid 2016, experimentó un enorme éxito de público y crítica a principios de 2017. Ahora vuelve al mítico espacio madrileño con nuevo elenco. Hablamos con dos de los tres protagonistas: Laura Enrech (La Bella y la Bestia, Fiebre del sábado noche...) y Naím Thomas (quien además de su conocida carrera musical y como actor, ha trabajado en El rey de bodas, Los 40 el Musical o Esta noche no estoy para nadie).
 
¿Qué os atrajo de El Ascensor?
Laura Enrech. Es material nuevo y explota el medio formato. Creo que es donde creo que el teatro musical puede llegar a su máxima expresión: realmente te centras en la historia.
Naím Thomas. Es una historia no lineal, una trama compleja, con saltos temporales. Me llamó mucho la atención que es un musical de tres personajes que sucede gran parte en un ascensor… ¡y que está muy bien hecho! El texto, las canciones, los personajes… son poliédricos, personas en circunstancias que se nos pueden presentar a todos en la vida.
 
¿Cómo se conjuga esa cotidianeidad de la vida de los personajes con un musical? 
L.E. El musical aleja al espectador si está mal hecho. Una historia se puede contar de muchas maneras, y el teatro musical tiene muchísimas herramientas para contar la historia y para que el público 'te lo compre'.
N.T. Las canciones están dialogadas de forma muy acertada. Hay discusiones, se interrumpen, están en conexión con la tensión interior. De todos modos, el público en el teatro de forma implícita tiene que hacer una concesión a lo que sucede en el escenario. 
 
Si me habláis de discusiones cantadas me viene a la cabeza Pimpinela...
L.E. El musical tiene una intención narrativa muy concreta que no abarca una canción, que por ejemplo no tiene ni arco narrativo. Son cosas muy distintas, son contextos diferentes.
 
¿Las penas y las dudas vitales cantadas son menos penas?
L.E. No, pero se gestionan mejor. Es lo que tiene la música: es universal y todos tenemos algún estímulo al que agarrarnos 
N.T. Todos buscamos un poco la banda sonora de nuestras vidas, y cantar algo quizás nos solucionen 3 minutos tristes.
 
¿Existe un panorama tipo off Broadway en Madrid?
L.E. Hay off y no hay off: hay un gran aprovechamiento de espacios y de recursos, pero no es que haya una intención decidida a la búsqueda de combinar el medio formato con otras formas de expresión.
N.T. Yo no creo que el público esté lo suficientemente metido en la concepción del musical como por ejemplo está en Barcelona. La red de trabajo y el apoyo público que hay allí también ayuda…
 
Actuáis en el Kamikaze, ubicado en el teatro Pavón, en pie en 1924, ¿impresiona?
L.E. Mucho, pero porque es un proyecto muy interesante y está en el punto de mira.
N.T. Hace dos veranos actué en Mérida y por suerte no me plantée hasta después la impresión que me dio. Actuar en el Pavón claro que da un poquito de 'cague', pero cumplimos con esta responsabilidad sabiendo que vamos con un musical muy bueno.
 
¿Se puede decir que sois cantactores?
L.E Yo me considero actriz. En musical actúas, cantas, bailas. Tengo muchas herramientas para expresarme y utilizo mucho mi voz. 
N.T. En este país si haces dos cosas medianamente bien eres sospechoso. Y 'se le perdona' más a un actor que cante, que a mí que actúe.
 
 

thriller, música y romanticismo