Advertisement

Quizá no reine como en la época del cine mudo o como antes de la reescritura del género que siguió a la Guerra de Vietnam, pero el wéstern no carece de signos vitales, y esto va también por la televisión, donde en los últimos años las plataformas de pago han avivado la llama que prendieron 'El Llanero Solitario', 'Bonanza', 'Gunsmoke', 'La casa de la pradera' o 'Walker'. 

Casas de juego para gatos y perros, pájaros y ovejas, murciélagos y conejos, caballos y peces, ratones y cobayas, e incluso canguros y tortugas. “Pet-tecture: Design for Pets” (Phaidon) explora el fascinante mundo de la arquitectura y el diseño para animales. 

La media naranja de Madame Sushita, Monsieur Sushita, desembarca en Madrid para ofrecernos los mejores y más variados platos de tradición japonesa con influencias de sus viajes por Marruecos, Perú, Tailandia o Hawái.

No era fácil ser mujer en el Salvaje Oeste, y llevar pantalones y una 38 al cinto no siempre mejoraba tus posibilidades. Hablamos de pioneras, forajidas, rancheras, aventureras… Algunas de ellas fueron violadas, esclavizadas, traicionadas o ahorcadas sin piedad. Irati Fernández Gabarain y Nerea Aguado son las autoras del fanzine Mujeres Legendarias del Lejano Oeste, publicado por Ediciones Armadillo.

Del 18 al 28 de octubre más de 100 bares y restaurantes del castizo barrio de Lavapiés forman parte de la VIII edición de este Festival Multicultural de la Tapa y la Música, Tapapiés.

 

La polifacética Coco Dávez, diseña un pañuelo solidario de la firma de moda Compañía Fantástica cuyos beneficios íntegros serán donados a Federación Española de Cáncer de Mama.

La marca de moda UGG® cumple 40. La firma fundada en 1978 por un surfista australiano en la costa de California, hoy forma parte del escenario mundial y es reconocida por su icónica bota clásica que, en su día, utilizaron los surfistas para mantener sus pies calientes. 

<
>

 
5 kilos de versos
editorial
 
 
Ayer fui y mañana volveré al mercado de palabras. El tiempo se para y apenas nada cambia y todo es distinto. Sus puestos rebosan verbos de intenso color, descripciones de marineros de piel desescamada, de sal, con olor a amor reciente. Romances que echaron raíces en una huerta, venciendo a los inviernos, dejando colgada una ristra de cabezas, apretando los dientes, con sabor penetrante de familia.
 
Hay niños que juegan a dar patadas a metáforas naranjas y perros que olisquean pretéritos abandonados, futuros vacíos, rimas podridas y olvidadas que nadie quiso, que nadie busca y que tan solo ayer eran expuestas en primera línea de vida. Me gusta perder la conciencia y observar los versos libres de las esquinas. A esos amantes que buscan sinónimos en las miradas, una paradoja que complete sus escotes, una hipérbole de pasión entre las manos metidas en sus pantalones, una personificación del éxtasis de las especias.
 
El mercado es la gran orgía de la poesía. Tras la música del baile de las monedas, entre el murmullo de los formalismos, se esconden en los silencios las más grandes de las historias. Una caperucita negra que choca y derrama todas sus esperanzas rojas por el suelo. Y el cazador, que galán se agacha a recogerlas, dejando en el aire un perfume de olor a la sangre de sus víctimas. La luna se fue y el sol se irá de compras. Porque el mercado, aun de los poetas, no es más cosa que la vida; comer o ser comido.
 

5 kilos de versos