Advertisement

Quizá no reine como en la época del cine mudo o como antes de la reescritura del género que siguió a la Guerra de Vietnam, pero el wéstern no carece de signos vitales, y esto va también por la televisión, donde en los últimos años las plataformas de pago han avivado la llama que prendieron 'El Llanero Solitario', 'Bonanza', 'Gunsmoke', 'La casa de la pradera' o 'Walker'. 

Casas de juego para gatos y perros, pájaros y ovejas, murciélagos y conejos, caballos y peces, ratones y cobayas, e incluso canguros y tortugas. “Pet-tecture: Design for Pets” (Phaidon) explora el fascinante mundo de la arquitectura y el diseño para animales. 

La media naranja de Madame Sushita, Monsieur Sushita, desembarca en Madrid para ofrecernos los mejores y más variados platos de tradición japonesa con influencias de sus viajes por Marruecos, Perú, Tailandia o Hawái.

No era fácil ser mujer en el Salvaje Oeste, y llevar pantalones y una 38 al cinto no siempre mejoraba tus posibilidades. Hablamos de pioneras, forajidas, rancheras, aventureras… Algunas de ellas fueron violadas, esclavizadas, traicionadas o ahorcadas sin piedad. Irati Fernández Gabarain y Nerea Aguado son las autoras del fanzine Mujeres Legendarias del Lejano Oeste, publicado por Ediciones Armadillo.

Del 18 al 28 de octubre más de 100 bares y restaurantes del castizo barrio de Lavapiés forman parte de la VIII edición de este Festival Multicultural de la Tapa y la Música, Tapapiés.

 

La polifacética Coco Dávez, diseña un pañuelo solidario de la firma de moda Compañía Fantástica cuyos beneficios íntegros serán donados a Federación Española de Cáncer de Mama.

La marca de moda UGG® cumple 40. La firma fundada en 1978 por un surfista australiano en la costa de California, hoy forma parte del escenario mundial y es reconocida por su icónica bota clásica que, en su día, utilizaron los surfistas para mantener sus pies calientes. 

<
>

FAR FAR WEST

Por Rubén Arribas

El viento del viejo Oeste remueve el polvo de los últimos coches que transitan por el centro de la ciudad. Las prisas permiten un solo trago a la poesía y lo único salvaje que queda son los recuerdos de aquellos duelos a muerte, por ver cuál de los dos sexos quedaba encima, aun por un momento, hasta la siguiente sacudida. Las cartas ya no se distinguen de tanto tiempo marcadas y el as de la manga me lo robó el sheriff. El Este hace tiempo que entró por poniente y el día se bebió la noche. El galope del caballo se convirtió en un trote inagotable de obligaciones y las resacas dieron paso a sacas a secas, sin fondo. Mentiría si dijera que no me echo de menos allá donde paraban los relojes, en ese lugar en el que se fundía la melodía de un whisky y el olor de un solo de piano con el sabor del humo en el aire. He vuelto, pero ya no queda nadie, ni tampoco suena la canción. Allí queda tan solo el ruido de gente revolviendo un amasijo de ropa ante un cartel de últimas rebajas. En el horizonte el cielo está más azul que nunca. No hay nada que perder. Desenfundemos las pistolas los vaqueros muertos.

 

Editorial edición FAR FAR WEST