Advertisement

Camaleónico, atrevido, con ganas de crear… Rubén Ochandiano ha rodado dentro y fuera de España, en Hollywood y en proyectos independientes.

Dos vidas y una íntima correspondencia mantenida por email entre 2013 y 2016, ahora se hace pública en forma de libro, Regina & Celeste.

El 4 de octubre estrena Es mi palabra contra la mía, donde nos desdobla y se pregunta por qué no hay manera de que nos contentemos con lo que somos.

Para Iseo & Dodosound, la suma de Leire Villanueva y Alberto García.

Llega al Teatro Fernán Gómez una obra planteada como el reverso de un lienzo histórico. En Monsieur Goya, una indagaciónse plantea el exilio del pintor de los pueblos, Francisco de Goya, a partir de miradas subalternas.

El clown emérito del Circo del Sol indaga en los orígenes de la compañía con Kooza, que llega a Madrid el 25 de octubre.

Abandonó una brillante trayectoria profesional como creativo e ilustrador publicitario para abrazar la vida rural y familiar. En 2012 fundó el sello Autsaider Cómics.

Los sonidos frescos seducen cuando aportan novedad, brío y ritmo. Algo que ocurre al escuchar al combo francés Caravan Palace.

El espacio de trabajo y aprendizaje Atelier Solar está organizando las I Residencias Africanas de Creación e Investigación.

Alberto Morillas es el mejor perfumista del mundo. Su gran don es su capacidad para fusionar innovadoras tecnologías naturales con la perfumería molecular de última generación.

<
>

FAR FAR WEST

Por Rubén Arribas

El viento del viejo Oeste remueve el polvo de los últimos coches que transitan por el centro de la ciudad. Las prisas permiten un solo trago a la poesía y lo único salvaje que queda son los recuerdos de aquellos duelos a muerte, por ver cuál de los dos sexos quedaba encima, aun por un momento, hasta la siguiente sacudida. Las cartas ya no se distinguen de tanto tiempo marcadas y el as de la manga me lo robó el sheriff. El Este hace tiempo que entró por poniente y el día se bebió la noche. El galope del caballo se convirtió en un trote inagotable de obligaciones y las resacas dieron paso a sacas a secas, sin fondo. Mentiría si dijera que no me echo de menos allá donde paraban los relojes, en ese lugar en el que se fundía la melodía de un whisky y el olor de un solo de piano con el sabor del humo en el aire. He vuelto, pero ya no queda nadie, ni tampoco suena la canción. Allí queda tan solo el ruido de gente revolviendo un amasijo de ropa ante un cartel de últimas rebajas. En el horizonte el cielo está más azul que nunca. No hay nada que perder. Desenfundemos las pistolas los vaqueros muertos.

 

Editorial edición FAR FAR WEST