Advertisement

Camaleónico, atrevido, con ganas de crear… Rubén Ochandiano ha rodado dentro y fuera de España, en Hollywood y en proyectos independientes.

Dos vidas y una íntima correspondencia mantenida por email entre 2013 y 2016, ahora se hace pública en forma de libro, Regina & Celeste.

El 4 de octubre estrena Es mi palabra contra la mía, donde nos desdobla y se pregunta por qué no hay manera de que nos contentemos con lo que somos.

Para Iseo & Dodosound, la suma de Leire Villanueva y Alberto García.

Llega al Teatro Fernán Gómez una obra planteada como el reverso de un lienzo histórico. En Monsieur Goya, una indagaciónse plantea el exilio del pintor de los pueblos, Francisco de Goya, a partir de miradas subalternas.

El clown emérito del Circo del Sol indaga en los orígenes de la compañía con Kooza, que llega a Madrid el 25 de octubre.

Abandonó una brillante trayectoria profesional como creativo e ilustrador publicitario para abrazar la vida rural y familiar. En 2012 fundó el sello Autsaider Cómics.

Los sonidos frescos seducen cuando aportan novedad, brío y ritmo. Algo que ocurre al escuchar al combo francés Caravan Palace.

El espacio de trabajo y aprendizaje Atelier Solar está organizando las I Residencias Africanas de Creación e Investigación.

Alberto Morillas es el mejor perfumista del mundo. Su gran don es su capacidad para fusionar innovadoras tecnologías naturales con la perfumería molecular de última generación.

<
>

MARÍA JEREZ, EL ARTE DE INTERVENIR

Por Anabel Poveda

Coreografía, cine, artes visuales, performance… pero también comisariado artístico y docencia. María Jerez es una creadora en el más amplio sentido de la palabra, una mente y un cuerpo inquietos que llegan a Naves Matadero los días 29, 30 y 31 de marzo con The Stain, una propuesta que muestra cómo pueden convivir y coexistir cosas y personas que no están pensadas para estar juntas. ¿Una metáfora de la actualidad?

Después de estrenarse en Bélgica, The Stain llega a Madrid para jugar con el espacio, los elementos escénicos y el público. “El espacio juega un papel muy importante en este trabajo porque la pieza trata de juntar cosas que no están pensadas para estar juntas. Las hace coexistir y convivir en el mismo lugar; un espacio en el que hay materialidades, relaciones cromáticas, relaciones arquitectónicas, que se ponen en juego en la propia mezcla de elementos o entidades”.

Durante el proceso María ha estado acompañada de personas que se han ido sumando para enriquecer la propuesta escénica. “Mi interés tenía que ver con el acercamiento a las diferentes materialidades, ya sea la madera del carpintero y los ensamblajes que es capaz de hacer; el sonido y la música, como un elemento invasor; la pintura, como esa materia que tiene la capacidad de impregnar una superficie y hacerla cambiar; del panadero me interesaba mucho la materialidad del pan, la masa y su fermentación; y la luz, también como un elemento casi energético que se pone en diálogo con otras cosas”. Así, coleccionando conversaciones, objetos, elementos y relaciones entre las materias nace la idea de ponerlos a dialogar en un espacio común.

La descripción minuciosa y pausada que hace de la propuesta y del proceso de creación invitan a descubrir cómo evolucionarán esas relaciones en escena; pero, ¿y el público?, ¿jugará algún papel? María nos desvela que “The Stain, (“la mancha” en castellano), es un espacio de promiscuidad donde todo se mezcla con todo. El espectador es uno más, la idea de este espacio donde conviven cosas es que no haya jerarquía ni diferenciación entre unos elementos y otros. Todo es susceptible de ser intervenido, invadido, puesto en relación, contaminado”.

Creativa, curiosa, investigadora… echa de menos espacios de creación que no tengan que estar necesariamente vinculados a la difusión. “Esos espacios son escasísimos, prácticamente inexistentes aquí; ya que la creación es una necesidad que no tiene que producir necesariamente visibilidad”. Esa escasez hace que María esté acostumbrada a viajar a países donde investigar, sin la presión de la difusión, está bastante más cubierta. Por suerte, ese apoyo le permite reflexionar, madurar y experimentar fuera, para que luego lo podamos disfrutar dentro.   The Stain, de María Jerez · Del 29 al 31 de marzo en Naves Matadero.

 

 

Exposiciones: María Jerez, el arte de intervenir