Advertisement

FIZZ

La chispa de la cocina de Juanjo Gómez 

Ostras tocadas o al natural, ensalada thai y caballa, croquetas de jamón ibérico, ensaladilla rusa, chistorra con yema curada, merluza en caldo corto, tallarines en papillote con carabinero y sobrasada, solomillo con puré de coliflor y anchoa o las chuletitas de cordero lechal con puré de patata son algunas de las propuestas que incluye la carta de comidas de Fizz diseñada por el referente gastronómico Juanjo López Bedmar, alma mater de la Tasquita de Enfrente.

En Fizz el mar y la tierra tienen la misma importancia, destacan platos como la merluza en caldo corto, los tallarines en papillote con carabinero y sobrasada, el solomillo con puré de coliflor y anchoa o las chuletitas de cordero lechal con puré de patata. Sin olvidarse de los tartares hechos al momento: de tomate, salmón, atún y steak; o de los bocados entre pan y pan: hamburguesa, albondigón y carrillera.

Hablar de Fizz es hablar de amor por el vino y de una gran bodega, de las más imponentes y especiales de la ciudad. Una carta manejable en la que figuran 102 referencias y que cubre las distintas sensibilidades de sus clientes. La carta está didácticamente separada por 11 grupos de 10 etiquetas cada uno en los que encontrar vinos por copas, jereces y dulces, vinos blancos y tintos por menos de 20€. La selección guarda gratas sorpresas para el enófilo, como fantásticas añadas de Champagne Salon, vinos con 100 puntos Parker difíciles de encontrar en un restaurante, o una selección de Riesling hecha por Pitu Roca, del Celler de Can Roca, dos veces mejor sumiller del mundo, con la que zambullirse en estos vinos refrescantes, emocionantes, ligeros y profundos. 

El cariño por la gastronomía en Fizz también se ve reflejado en una fantástica oferta de destilados de las principales marcas premium. La coctelería está basada en el respeto a las recetas originales, en muchos casos eleborando su propio producto. La carta es una recreación de la historia de la coctelería, desde los primeros Old Fashioned hasta el más moderno Stravaganzza Fizz. Tanto destilados como cócteles serán los mejores aliados del aperitivo y las sobremesas.   

Fizz está dividido en dos ambientes diferenciados que hacen posible su visita en distintos contextos, de día o de noche, en ocasiones más formales o informales. La primera planta está liderada por la cocina vista, que se resguarda gracias a una barra en la que poder sentarse a comer y disfrutar del ajetreo culinario. Es en la planta baja, de estética íntima, donde los sofás de terciopelo invitan a distendidos encuentros en torno a la mesa mientras se contempla un cuadro de Manuel Ocampo y se escucha una cuidada selección de las mejores canciones del Pop y el Rock de las 3 últimas décadas.

C/Bárbara de Braganza, 2. Madrid
T. 91 31 99 457

Horario de cocina: 

  • Comidas: Martes a sábado de 13:30 h a 15:30 h
  • Cenas: Martes a jueves de 20:30 h a 01:00 h
  • Viernes hasta la 01:30 h

Horario de bar:

  • Mañanas: de 13:30 h a 15:30
  • Tardes: de 18:00 h a 02:00 de martes a jueves y 02:30 los viernes y sábados

Ticket Medio: 35€ 
Más información: restaurantefizz.es

Gastronomía: Restaurante Fizz