FERNANDO MASELLI

Las fotos de este argentino de amplísimo registro técnico, nacido en Buenos Aires en 1978, comenzaron a destacar por sus premios en importantes festivales publicitarios como Cannes, El Sol, FIAP, One Show. Hasta que, en 2008, el artista inaugura una línea en su trabajo: a partir de una primera serie en la que reinterpreta Madrid con imágenes que le dan a la ciudad un tono inquietante, comienza a desarrollar proyectos relacionados con el paisaje natural, donde pretende cautivar al espectador en una reflexión sentimental sobre la naturaleza.

¿Qué crees que ha de contener una buena fotografía? Una buena fotografía, para mí, tiene que contener una buena mezcla entre formalismo y concepto. Me gusta ver algo que me atraiga estéticamente y que esté bien ejecutado, pero también tiene que transmitir una idea o sentimiento, algo que me fuerce a ver la realidad de una forma distinta o adentrarme en el mundo ficticio que el artista nos propone. 

Tus imágenes son muy creativas y tienen un punto surrealista. ¿Quiénes son tus referentes artísticos? En fotografía, mis mayores referencias van de la mano de la Escuela de Dusseldorf y los New Topographics. Me interesa el trabajo de Axel Hutte, Thomas Struth, Andreas Gursky, Stephen Shore o Robert Adams. De todos ellos me gusta su preocupación formal por la pureza del registro, su estética “fría” y mirada neutral. Todos estos artistas están siendo considerados como los padres de la fotografía contemporánea, son los primeros en dotar de concepto a sus fotografías. Actualmente también me gustan otros fotógrafos como Jeff Wall, Thomas Joshua Cooper o Bleda y Rosa.

¿La creatividad es un don o hay estrategias para adquirirla? Creativos somos todos, es una parte esencial de nuestro comportamiento, todas las cosas que hacemos a diario tienen algún nivel de creatividad. Y si se excitan ciertas estrategias y/o técnicas para entrenar esa creatividad, aunque creo que el mejor entrenamiento es el trabajo y la constancia. Pero que seamos todos creativos no quiere decir que seamos todos artistas, en el arte entran en juego otros factores además de la creatividad, como el razonamiento y los sentimientos.

Te has dedicado mucho tiempo a la fotografía publicitaria. ¿Es la más cuidada que se realiza actualmente? Por norma general, en la fotografía publicitaria se exige un nivel de calidad alto y eso hace que se cuiden bastante todos los detalles, pero no estoy seguro si es la más cuidada, cualquiera de las disciplinas fotográficas que se hagan en ciertos niveles de exigencia logran una alta calidad.Sí considero que la fotografía publicitaria es un buen entrenamiento para desarrollar técnica y disciplina, aprendes a desarrollar una producción y a cumplir plazos, cosas muy importantes en cualquier proyecto, de hecho, en mis series personales sigo los mismos pasos que haría para una producción publicitaria.

Te gusta retratar pasajes y espacios con planos muy abiertos. ¿Qué te transmiten? Me gusta adoptar una mirada neutra y cierto distanciamiento en mis fotografías, busco un cierto tipo de objetividad y estos planos abiertos me permiten ir por esa línea, además trabajo con cámaras de gran formato y me interesa mostrar estas panorámicas en impresiones grandes donde se aprecian todos los detalles.

Hay  muchas fotografías tuyas que son solo paisajes, no hay presencia humana. ¿Te gusta retratar, digamos, la ausencia, la huella de las personas? Efectivamente, desde el principio he retratado paisajes, ya sean naturales o urbanos, pero considero que el hombre está implícitamente en todos ellos, ya sea por sus intervenciones o por el significado que ciertas culturas le han dado a estos espacios. En mis últimas dos series, donde estoy retratando una naturaleza virgen, que no haya presencia humana ni rastros de ella considero que es fundamental, ya que los conceptos que estoy trabajando lo demandan, en Hierofanías quiero llegar a ese punto primigenio del contacto del hombre antiguo ante una naturaleza exuberante que lo hizo cuestionar sobre su origen y el del universo, y en Infinito Artificial analizo los elementos del paisaje que nos producen la sensación de lo sublime, ese miedo contenido ante la belleza de los paisajes abruptos creo que solo se da en lugares solitarios, sin intervención humana, donde el riesgo es palpable, la presencia de otras personas o de construcciones atenúa este sentimiento.

De toda tu trayectoria, ¿cuáles son tus fotos preferidas? Por lo general, uno se emociona más con los últimos trabajos que va haciendo y va perdiendo el entusiasmo por los más viejos. En este momento estoy terminando mi proyecto Infinito Artificial. Es una serie que estoy haciendo en alta montaña y considero que es el trabajo más maduro que he realizado hasta el momento, he aplicado todos los conocimientos y técnicas que fui desarrollando en mis anteriores proyectos, además me supuso un gran esfuerzo de producción, ya que tuve que aprender a escalar en solitario, entrenarme para las ascensiones y planear largos viajes en las montañas, principalmente en los Alpes, Pirineos y Patagonia.

Como esta foto va destinada a una revista-calendario de 2015, cuéntanos, ¿cuáles son tus proyectos profesionales para los próximos años? El 2015 se presenta con buenas expectativas, estaré en México realizando una exposición individual, y con muchas nuevas ideas y muy entusiasmado en seguir trabajando.

www.fernandomaselli.com

Entrevista al fotógrafo Fernando Masseli