Advertisement

Harry Dean Stanton en Lucky
Harry Dean Stanton en Lucky

Lucky. Una película modesta, frágil y a la vez recia como su protagonista, el genuino Harry Dean Stanton.

Leopold Museum Viena Foto Peter Rigaud
Leopold Museum Viena Foto Peter Rigaud

Nos vamos de viaje a Viena para visitar el rastro de Gustav Klimt, Egon Schiele, Otto Wagner y Koloman Moser con motivo del primer centenario de su desaparición.

Con el street food instalado en nuestra agenda de ocio gastronómico, la fruta y verdura frescas, los pescados de lonja y las carnes al corte para paladares exquisitos, los mercados de abastos se convierten en la mejor opción para disfrutar de una buena comida después de haber llenado el carro de la compra

Dicen que La Boqueria es el mejor mercado del mundo. No solo por los 500 años de historia que arrastra este lugar de culto en el corazón de Las Ramblas, ni por el hecho de que si ellos no lo tienen es que no existe, ni siquiera por su papel de catalizador en el boom gastronómico que ha vivido la cocina en las dos últimas décadas...

Ya en sus tres álbumes previos, la banda Egon Soda, uno de los versos más libres del rock español, había cargado las canciones de contenido social y ambición literaria. Ahora, redoblan el voltaje en lo primero, El rojo y el negro del título no va por Stendhal

Sidecars es lo contrario a producto industrial. La evolución de Gerbass, Juancho y Ruly tiene bastante más que ver con barro, insomnio y carretera que con una estrategia trazada en hojas de excel. Por eso su público - tan auténtico como sus botas Chelsea- ha conseguido que la banda de Alameda de Osuna cuelgue 'Sold Out' hasta cuatro veces en La Riviera

<
>

Calle 13

Calle 13

Baile y compromiso

Son de Puerto Rico y han conquistado varios Grammys Latinos desde 2006. Calle 13 es el cáustico dúo formado por René “Residente” (voz y letras) y Eduardo “Visitante” (multiinstrumentista: teclados, bases, guitarras, coros) junto a las colaboraciones habituales de Ileana “PG13” (coros).

Empezaron agitando el ritmo, llevando al desenfreno a partir de letras de alto contenido sexual, rap latino, con ritmos sabrosones que venían de la salsa y el reggaetón. Llevan cuatro discos y han querido ampliar su registro de sonidos, darle más color a su música, traspasar fronteras y acudir a las raíces sin perder un ápice de su estilo. Su último disco Entren los que quieran (2010) es una declaración de principios en el que invitan a todo el mundo a subirse al carro de la fusión bien entendida. “La propuesta crece porque el grupo crece. Cuando uno va madurando se va influenciando de más elementos, ya sean sociales o musicales. Cada país que visitamos es una influencia diferente para nosotros (por ejemplo sus múltiples colaboraciones con artistas como Café Tacuba, La Mala Rodríguez, Susana Baca, María Rita, Seun Kuti, entre muchos otros). Y eso se va notando en los discos. En lo nuevo que estamos haciendo se va a notar también otro cambio y otra influencia”, nos comenta por teléfono René desde Buenos Aires antes de desembarcar en julio por Europa, con varias fechas en España a partir del 20 de julio dentro del Salsa & Latin Jazz Festival (Valladolid, Gijón, Santiago de Compostela, Madrid y Barcelona).
Con el paso del tiempo han cambiado sus referencias. Ya no se sienten cómodos con la etiqueta de reggeaton o de rap latino. “Desde el segundo disco la gente nos fue capturando. Y ya en el tercer disco entendieron más. Está bastante claro que Calle 13 es una mezcla de músicas del mundo. También hay rap pero la esencia del grupo es punk, entonces es una mezcla de influencias musicales”.
“A mí quizás me influenció más la salsa, la música de Rubén Blades quizás, la Nueva Trova. El rap norteamericano, yo llegué a escucharlo en algún momento y también es influencia pero no tengo la misma forma de escribir. En Latinoamérica estoy rapeando pero parece que estoy recitando, medio cantando, utilizo un ritmo de 6 por 8, no un 4 por 4 como se suele rapear. En Puerto Rico antes del rap estaba la poesía coreada, con percusiones. Un grande fue Juan Boria”, nos comenta René sobre sus influencias.
En sus tres anteriores discos les colocaron la etiqueta de “Explicit Lyrics, Parental Advisory” ¿Cómo sienta que censuren tus letras? “A mí no me gusta, obviamente. A la hora de contar historias si es necesario usar una mala palabra, la uso. Ahora mismo trato de evitarlas, para que no se enfoquen en una  palabrita y se enfoquen en la idea. Pero si es necesario, creo que le añaden realismo a la vez”, nos cuenta René. “Aunque nos hayan censurado en algunas emisoras y en otros medios, es un arma de doble filo. Al final, le puede dar más ganas de escucharte a la gente”, remarca.
Una característica del grupo ha sido el lado festivo. “Es muy genuino porque nosotros somos muy fiesteros también. Saca a Calle 13 de que lo encasillen como algo político y social. Aunque todo se mezcla porque la fiesta es social, lo sexual es social, lo político es social. Pero nos ayuda a mantener ese balance, para que se vea que Calle 13 habla sobre todo”, concluye René, quién también confiesa que en el disco pasado quisieron contar lo que estaba pasando en Latinoamérica: desarrollo económico, pero también incremento de la violencia, los cambios políticos o la lucha estudiantil.

Texto: Andrés Castaño

Calle 13. Baile y compromiso