Advertisement

Creadores de variadas ramas de la creación van a darse cita en el T-Cross Creativity Fest. 8 de junio en La Casa del Lector de Matadero Madrid. 

El Pavón Teatro Kamikaze fue fundado por cuatro kamikazes: Miguel del Arco, Israel Elejalde, Aitor Tejada y Jordi Buxó, en el año 2016.

Animal Jazz y El Molino de Santa Isabel son dos escuelas en un mismo espacio en la calle Calle de Santa Isabel número 42.

Nueva incorporación al panorama coctelero madrileño. Aire british y sofisticación y diversión años 20 en LobByto, la coctelería que devuelve su esplendor al Gran Hotel Inglés.

El mes de octubre pasado vio la luz el primer volumen de Sapiens de los cócteles, la colección de títulos que dentro del proyecto global del Sapiens de la gastronomía está llevando a cabo la Fundación el Bulli.

<
>

El restaurante del Abracadabra: Oceanika

Por Esther Ordax

Carlos Pérez y Filomena Grudeski, los dueños de la Panamericana, cuyo cierre dejó huérfanos a muchos seguidores, reaparecen en Madrid, 'con las mismas fuerzas, más ganas, mejores propuestas y un gran grupo de profesionales', como asegura Carlos, propietario y maestro de ceremonias del show. Un lugar de sabores donde nada es lo que parece y desfilan, en forma de platos, cuentos ilusionistas, trampantojos y el abracadabra.

Un espectáculo donde todo transcurre al revés: 'Empezamos sirviendo café' -la cafetera destructuradora, en realidad, contiene caldo de mariscos- continuamos con unos churros con chocolate -tiritos de harina de maíz para mojar en judias negras- seguimos con un Bloody Mary con efectos transmutados y poderes interdimensionales -un salpicón de marisco muy especial- y terminamos con niguiris de atún -a base de arroz con leche coronado con dulce de leche coronado con dulce de guayaba.

Ceviches, tiraditos y tartares forman parte de una ruta gastronómica que viaja por Perú como punto de partida -como su lomo saltado-; Japón para coger los 'Sweet niguiris'; México, para traerse la Cochinita Pibil  -cucuruchos de cochinita y ají gallina- y Málaga, para recoger su cazón en adobo. Una cocina divertida, rica, ilusionista e ilusionante. Una pasión que ese refleja en cada plato, bebida o palabra de fantasía. 

El restaurante del abracadabra: Oceánika