Advertisement

Quizá no reine como en la época del cine mudo o como antes de la reescritura del género que siguió a la Guerra de Vietnam, pero el wéstern no carece de signos vitales, y esto va también por la televisión, donde en los últimos años las plataformas de pago han avivado la llama que prendieron 'El Llanero Solitario', 'Bonanza', 'Gunsmoke', 'La casa de la pradera' o 'Walker'. 

Casas de juego para gatos y perros, pájaros y ovejas, murciélagos y conejos, caballos y peces, ratones y cobayas, e incluso canguros y tortugas. “Pet-tecture: Design for Pets” (Phaidon) explora el fascinante mundo de la arquitectura y el diseño para animales. 

La media naranja de Madame Sushita, Monsieur Sushita, desembarca en Madrid para ofrecernos los mejores y más variados platos de tradición japonesa con influencias de sus viajes por Marruecos, Perú, Tailandia o Hawái.

No era fácil ser mujer en el Salvaje Oeste, y llevar pantalones y una 38 al cinto no siempre mejoraba tus posibilidades. Hablamos de pioneras, forajidas, rancheras, aventureras… Algunas de ellas fueron violadas, esclavizadas, traicionadas o ahorcadas sin piedad. Irati Fernández Gabarain y Nerea Aguado son las autoras del fanzine Mujeres Legendarias del Lejano Oeste, publicado por Ediciones Armadillo.

Del 18 al 28 de octubre más de 100 bares y restaurantes del castizo barrio de Lavapiés forman parte de la VIII edición de este Festival Multicultural de la Tapa y la Música, Tapapiés.

 

La polifacética Coco Dávez, diseña un pañuelo solidario de la firma de moda Compañía Fantástica cuyos beneficios íntegros serán donados a Federación Española de Cáncer de Mama.

La marca de moda UGG® cumple 40. La firma fundada en 1978 por un surfista australiano en la costa de California, hoy forma parte del escenario mundial y es reconocida por su icónica bota clásica que, en su día, utilizaron los surfistas para mantener sus pies calientes. 

<
>

 

Bailar contigo ahora

Editorial de la edición 171 de la revista El Duende: ¡Todos a bailar!

Por Rubén Arribas
Foto: Elle Brenecki bailando en el Museo ABC de la Ilustración, por Sara Pista

Hay bailes de máscaras que, sin darnos cuenta, acaban con el beso en el cuello de un príncipe convertido en vampiro. Hay bailes descalzos y sinceros al vaivén de las olas que buscan nostalgia en vez de gloria. Bailes indefinidos en medio de una vida que cortan como una cuchilla y cuya herida sangra para siempre. Futuro que baila con el pasado, mientras el presente baila abandonado. Bailes libres como el viento que danzan sin fronteras sobrevolando el destino. Bailes que envenenan la piel, que no saben si abrazan o acarician haciendo públicos, de sábanas para fuera, los movimientos más hermosos. Bailes en comunión extasiados con los que se puede tocar el universo, llegar a parar el tiempo y, por un momento, la noción de la existencia. Existen parejas de baile sincronizadas como una fusión de átomos indisolubles que se unen al ritmo de todo tipo de fuerzas y avanzan establemente. Hay danzas que son como la más pura de las poesías y bailes, como los de La Carmen de Lorca, que tienen blancos los cabellos y brillantes las pupilas, que aconsejan a las niñas cerrar las cortinas. Y hay bailes como los de mi abuela que, sin memoria, de Alzheimer repleta, nunca dejó de levantarse como un resorte y a pasos de jota cuando sonaba cualquier música, con su sonrisa infinita y plena, olvidándose también de sus huesos tan maltrechos. Porque el baile, como el mar, entiende cualquier idioma, aun cuando se ha olvidado todo, porque deja la huella imborrable de las canciones en nuestras venas. Y si algo quisiera, abuela, es bailar contigo ahora.

 

Bailar contigo ahora